Los Ángeles, Sabado 27 de Mayo de 2017
ver +
AGROFORESTAL
Fecha: 06-07-2016
José Miguel Stegmeier: “La Reforma Agraria ha sido lo peor que nos ha ocurrido”
El presidente de Socabio explicó las grandes dificultades de los agricultores tras este proceso.
Publicado por ALEJANDRA SANCHEZ OCAMPO, LaTribuna

La semana pasada se conmemoró un nuevo aniversario desde la constitución de la Reforma Agraria, proceso que significó una de las transformaciones más radicales en el mundo agrícola y rural chileno. Su principal objetivo fue establecer una forma de explotación de la tierra socialmente más justa, eficiente y moderna, por medio de un amplio marco legal que atravesó tres gobiernos del siglo XX. Ya han pasado 50 años, y esta reforma sigue siendo un tema controversial, que aún hoy origina posturas y opiniones diferentes, con el recuerdo de una expropiación y otra como acto de justicia.

 

Hace algunos días el ministro de Agricultura, Carlos Furche, destacó la modernización del sector agrícola tras la reforma agraria del ex Presidente Frei Montalva. Dichos que no fueron bien recibidos por los agricultores de la zona.

 

En esta línea, el presidente de la Sociedad Agrícola de Bío Bío –Socabío-, José Miguel Stegmeier, explicó la incidencia de la Reforma Agraria en la agricultura local y nacional, y la postura que tiene el gremio, en relación a este proceso. “Para los agricultores chilenos, el capítulo más negro de nuestra historia es precisamente la época de la Reforma Agraria”. Agregó que probablemente en sus inicios, segunda mitad del periodo presidencial de don Jorge Alessandri, pudo haber tenido algún sentido altruista, pero a contar del gobierno de Frei Montalva, principalmente por razones ideológicas muy alejadas de lo práctico y técnico, se transformó en un proceso brutalmente injusto y violento.

 

Momento que al asumir Allende, Presidente del Gobierno de la Unidad Popular y durante sus tres años, alcanzó ribetes inimaginables de arbitrariedades de todo tipo, usándose resquicios legales y francas ilegalidades, dentro de un marco de violencia incluso de carácter terrorista y con intervención de agentes extranjeros enviados desde países con gobiernos marxistas, como Cuba, Rusia y demás países tras la cortina de hierro. “Indudablemente esta errada política pública sólo trajo más miseria e injusticias, sobre todo a aquellos miles de agricultores y sus familias que fueron despojados de sus tierras, viviendas, animales y enseres sin ninguna compensación. Todo esto significó un gran retroceso y no fue la base de la modernización de nuestro sector, al contrario, la reforma retrasó veinte años el desarrollo del sector rural”, enfatizó Stegmeier.

 

 

Dificultades en el proceso

 

Los problemas nacieron desde la perspectiva ideológica con la que se impuso, aquellos conceptos como la lucha de clases, la primacía del Estado por sobre los derechos y libertades del ser humano, la utópica filosofía de Jaques Maritain primero y luego la filosofía marxista, sin dejar de mencionar que inicialmente Estados Unidos, mediante la Alianza para el Progreso, le impuso a Jorge Alessandri una reforma agraria un tanto más benigna, explicó Stegmeier. “Fueron los insumos que finalmente se tradujeron en un enorme fracaso que hirió gravemente el alma nacional, fue el principal componente de la grave crisis que finalmente condujo a la caída del régimen marxista de la Unidad Popular”, acentuó.

 

A su vez, fue enfático en asegurar que la Reforma Agraria no significó beneficio para los agricultores. “Este proceso se tradujo en el más arbitrario e injusto despojo que ha vivido el mundo agrícola chileno, impactando de manera muy negativa no únicamente a la economía nacional de aquellos años, sino a la convivencia y paz interna. Reitero, ha sido el capítulo más negro de nuestra historia”.

 

 

Actual panorama del sector agrícola en la zona

 

“Estamos dolidos, realmente para nosotros es muy traumático que desde el Gobierno se pretenda torcer la verdad conmemorando o celebrando este aniversario como si el proceso de Reforma Agraria fue positivo o fue la base de la modernización agrícola de Chile. Siendo objetivo, tal como se impuso en aquellos años, ha sido lo peor que nos ha ocurrido”, destacó el presidente de Socabío.

 

Además, agregó que actualmente las limitaciones que se le presenta al sector, son aquellas que nacen de ideologías ya trasnochadas que nos pretenden imponer reformas que sólo lograran frenar su desarrollo, como la Reforma Laboral, Tributaria y la del Código de Aguas, “y qué decir de la incertidumbre que se ha generado por los anuncios, aún sin contenido, de otra Constitución. Aún no sabemos en qué pie quedara la educación técnico profesional agrícola y forestal en esta tan incongruente discusión de reforma educacional”.

 

 

Agricultores sin defensa

 

La gran mayoría de los agricultores coinciden en que con esta reforma quedaron sin defensa. No había forma de defenderse contra un Estado que transformó el abuso de poder y la injusticia como la herramienta habitual. Los resquicios legales y las ilegalidades eran el pan de cada día, y los agricultores afectados ni siquiera en los tribunales conseguían la debida justicia. En la práctica tampoco fueron indemnizados o compensados luego de las expropiaciones. Significó para muchas familias la pérdida de todos sus bienes y fue una evidente violación de sus derechos humanos, así lo explicó el presidente de la Sociedad Agrícola de Bío Bío.

 

Por otra parte, agregó que lo mínimo sería reconocer que fue una pésima política pública y que el enorme sufrimiento al que se sometió a los agricultores afectados y sus familias merecen al menos que no se conmemore o celebre este aniversario, ya que no hay nada que conmemorar o celebrar en relación a este proceso, sólo lamentar. Es más, también se debieran dar las disculpas y explicaciones a los supuestos beneficiarios de la Reforma Agraria. “Aquellos campesinos a los que se entusiasmó con la consigna de “la tierra para el que la trabaja”. A ellos falazmente se les prometió algo que jamás se pretendía cumplir: hacerlos propietarios. El proyecto de la Unidad Popular contemplaba la implementación de granjas colectivas estatales al estilo cubano o soviético y el triste destino de los trabajadores del campo era transformarse en proletarios del Estado”.

 

A su vez, Stegmeier resaltó que en el sector se requiere transparencia, respeto y verdad, que el proceso de Reforma Agraria aplicado en el país sea reconocido en la historia tal como fue: una pésima política pública, mal ideada y peor implementada. Una política injusta y arbitraria, que trajo más pobreza y que postergó al menos dos décadas el desarrollo del sector. “Una política pública impuesta por una minoría ya sea desde la utopía o desde una ideología totalitaria y perversa que le causó muchísimo daño a nuestra convivencia nacional”.

 

 

Futuro escenario

 

“No se nos pasa por la mente que esta situación se pudiese repetir, aunque la realidad que hoy viven las regiones de La Araucanía, Bío Bío y los Ríos, principalmente La Araucanía,  la provincia de Arauco y Alto Bío Bío, es tanto o más atroz de lo que ocurrió con la reforma. La equivocada implementación de políticas públicas que nada tienen que ver con la solución de fondo de estos conflictos y que involucran graves atropellos a las personas”, explicó el gremialista.

 

Sostuvo que es lamentable que cada tantos años tengan gobiernos que con mayor o menor intensidad, provoquen o reabran heridas que cuesta tanto sanar. Esto no es abstracto, depende de decisiones de personas de carne y hueso, y desde esa mirada personal es que siempre está la esperanza de que se pueda aprender de las malas experiencias, enmendar los errores y no repetir los malos procesos históricos. “Al menos los agricultores tenemos esa visión esperanzadora y si hacemos las cosas bien, como sin duda lo hemos hecho en periodos positivos de nuestra historia, podremos ser un país que mediante buenas políticas y alianzas estratégicas público privadas, teniendo siempre al ser humano como centro, logremos retomar el desarrollo y la sana convivencia entre los diecisiete millones de compatriotas que somos”, concluyó el presidente de Socabío. 

Visto 220 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar
Noticias relacionadas





edición impresa
ediciones anteriores
ver +
encuesta
¿Qué político de la zona considera usted que ha sido un real aporte para el desarrollo?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook