Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Lunes 25 de Septiembre de 2017
ver +
REPORTAJES
Fecha: 30-12-2016
FUE ENCONTRADA EN 1857
La historia de milagrosa Virgen de 5 cm que convoca a miles de feligreses en Huépil
Más de 10 mil personas al año, asisten al altar que acondicionó una familia tucapelina. Más del 50% de los fieles llega en Navidad.
Publicado por Prensa La Tribuna, LaTribuna

Encontrada en 1857 por el tatarabuelo de Paz Benítez, la Virgen Santísima de Huépil es venerada por miles de feligreses todos los años, especialmente en época de Navidad.

 

Fue esta época del año, mientras trabajaba en un fundo, el tatarabuelo de Paz araba la tierra. Mientras limpiaba el trigo, sacó unas malezas y salió la medalla con la virgen.

 

Cuenta la historia familiar que “él llevó la medalla a su patrón y le dijo que le pertenecía porque la había encontrado dentro de su tierra. Su patrón le dijo que no, que era algo divino y que si él la había encontrado que se la dejara y que la venerara, que la pusiera en un altar, en algo pequeño y que la diera a conocer, que Dios se la había puesto en su camino”, relató Benítez.

 

Fue así como su pariente le hizo un altar en Huépil, en aquellos tiempos donde era todo casi puro campo y existían muy pocas casas.

 

Ya en aquellos años, la Virgen empezó a ser conocida y la gente comenzó a pedirle mandas y a cumplirlas.

 

Asimismo, sus feligreses llegaban a retribuirle por el favor concedido. En aquellos tiempos, le pagaban con monedas de oro y plata, con flores y comida. “Le traían pollos enteros, le pagaban con animales”, relató Paz.

 

En esos tiempos su abuela Claudina era quien recibía los dineros recaudados por los peregrinos que acudían a visitar a la Virgen.

 

Ello originó que Claudina aceptara y recibiera a muchas personas que vivían en la calle por lo que en su casa siempre vivió mucha gente, con quienes sintió el compromiso de ayudar por las retribuciones que llegaban a la Virgen.

 

“Siempre se le pagaban mandas a la capilla, entonces era prudente que ella ayudara –de alguna forma- a retribuir a las personas”, relató Benítez.

 

Desde el día en que fue encontrada, esta Virgen ha permanecido en la misma casa, aquella emplazada en pleno corazón de la localidad de Huépil.

 

Con el pasar de los años, el pueblo fue formándose en torno a la Virgen, la que ha estado en Huépil prácticamente desde sus orígenes.

 

A juicio de Benítez, esta Virgen tiene la particularidad de que no pertenece a la Iglesia Católica, tratándose de un patrimonio 100% familiar.

 

La medalla de la Virgen permanece en una gruta muy pequeña. “Es la forma de una capilla pero más artesanal, está hecha de aserrín con cola fría pulida y después barnizada”, explicó Paz.

 

Asimismo, agregó que en el centro de esta gruta está incrustada la medalla con la virgen; la estructura no tiene un tamaño superior a los 30 centímetros.

 

En una de las caras de esta medalla está la virgen y en la otra existen tres espigas.

 

Con el tiempo, han ido averiguando un poco de qué se tratan los símbolos que tiene esta Virgen.

 

Por esas casualidades de la vida, “entramos una vez a un iglesia que está en Recoleta y resulta que vimos la misma imagen de la medalla en esa iglesia, con las tres espigas de trigo”, detalló Benítez.

 

A diferencia de la que existe en Huépil, en aquella iglesia, su nombre es Virgen del Monte de las Tres Cabezas. “Por lo que nosotros tenemos conocimiento, las tres espigas son un símbolo mapuche pero la virgen es española”, contó Paz.

 

Con el paso del tiempo, como familia han ido percatándose de pequeños detalles. Uno de ellos es que la gente que va a pagar mandas a la Virgen está relacionada con la tierra, con las tres espigas que aparecen en la medalla, con la gente de campo, de trabajo y que siembra sus tierras.

 

Huépil está rodeada de varios pueblos. Quienes van a visitar a la Virgen llegan a pie y a caballo, oriundos de localidades como Yungay, Pemuco, Antuco, Chillán, del Carmen, Cabrero, Campanario y lugares aledaños; también, provienen de Santiago y Antofagasta.

 

Se estima que unas 5 mil personas visitan la Virgen sólo en época de Navidad y unas 10 mil lo hacen durante todo el año.

 

La razón por la que acude una mayor cantidad de gente en Navidad es porque la Virgen fue encontrada justamente en esa fecha.

 

“Mi tatarabuelo hizo el altar y comenzó a venerarla en esta misma época, en las cuales se hace la veneración. El 17 de diciembre comienza la novena de la virgen y son nueve días en los que se reza desde las 5 hasta las 6 de la tarde, que son rezos y cánticos propios de la capilla y de la virgen”, relató Benítez.

 

Paz agregó que lo que hace especial a la Virgen es que representa a la gente humilde, de esfuerzo, de tierra y que ha trascendido en el tiempo, traspasando su legado de generación en generación.

 

Con el dinero que llega de las mandas, la familia de Paz busca restaurar la capilla que alberga a la Virgen. Una vez que dicho proyecto se concrete, buscarán donar el 50% de lo recaudado a becas para estudiantes que necesiten matricularse en la universidad y que hayan obtenido un buen puntaje de ingreso. El 50% restante piensan destinarlo a hogares de ancianos o a Bomberos.

 

¿DÓNDE QUEDA?

Quienes quieran conocer a la Virgen Santísima de Huépil, la capilla que la alberga queda en pleno corazón de la localidad de Huépil.

 

Es posible encontrar esta parroquia en una casa esquina color azul; como punto de referencia queda en calle San Diego, frente al liceo de esta localidad.

 

 

 

Visto 1695 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas







edición impresa
ediciones anteriores
ver +
encuesta
¿Quién es el culpable de la crisis lechera?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook