Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Miercoles 22 de Noviembre de 2017
ver +
CRÓNICA
Fecha: 28-06-2017
ELSA VÉJAR
La verdadera historia de "La Bombera".
La reconocida angelina vivió gran parte de su vida en la calle, en una historia donde la esquizofrenia marcó el camino de este popular personaje.
Publicado por Víctor Contreras, LaTribuna

Diario La Tribuna estuvo presente en el emotivo velatorio de Elsa Véjar, más conocida como la ‘Bombera’ en la ciudad de Los Ángeles. Algunos de sus familiares accedieron a contar la historia de su vida, y esto fue lo que revelaron al Diario de la provincia del Biobío.



LA ENFERMEDAD QUE CAMBIÓ TODO
La señora Elsa, o más conocida dentro de su familia como la tía Nena, era aún joven cuando comenzó a sufrir los síntomas de la esquizofrenia, mientras vivía con sus padres.
Posterior a esto, debió sufrir además, la muerte de su papá, por lo que quedaría bajo el cuidado de su mamá y una hermana.


Cuentan sus familiares que durante su vida nunca tuvo un gran amor como algunos comentan. Tampoco tuvo hijos y cabe mencionar también que nunca se casó.


Fue la misma esquizofrenia la que provocó que Elsa Véjar cambiara su actitud y comenzara a alejarse de todo. Esto sin duda cambiaría la vida de la conocida ‘Bombera’ para siempre.


Su condición hizo que la familia tuviera que organizarse ampliamente para cuidarla, por lo que comenzó un periplo que le llevó de casa en casa siendo cuidada por tíos y hermanos.


Sin embargo, ella empezaría a expresar con todas sus fuerzas el deseo de estar sola, siendo motivada principalmente por delirios de persecución que le aquejaban a ella y quienes le rodeaban.

 

CAMINO A LA SOLEDAD
Sentía que toda la gente quería hacerle daño y tenía ganas de arrancar de todo, cuentan sus familiares, quienes intentaron acogerla en innumerables oportunidades, pero sin éxito, pues siempre se las arreglaba para huir.


Inclusive fue un sobrino de ella, que de alguna forma se criaron juntos por la similitud de edad, quien fue más enfático en tratar la situación de Elsa, pero nada dio resultado. También era imposible hacer que ella siguiera cualquier tipo de tratamiento médico, ya que siempre encontraba la forma de rehusarse.


Finalmente, hace unos treinta años, terminó por encontrar su hogar en la calle, mundo en el cual encontró su reconocimiento de la ciudad y donde quiso vivir su vida.



EVITÓ EL TRATAMIENTO MÉDICO
Hasta el día en que dejó este mundo, ella fue reacia a los procedimientos médicos. No quiso tratarse durante sus últimos días acá en Los Ángeles, por eso es que personal de Salud junto a la familia decidieron trasladarla a Yumbel, con el propósito de que no muriera en la calle.


La causa de su muerte fue precisamente la ausencia de tratamiento, el cual ella no quiso recibir. Inclusive los exámenes en donde se le detectó el cáncer que terminó con su vida, tuvieron que hacérselos mientras estaba sedada.


Este cáncer mortal comenzó en su estómago y debido a la ausencia de cuidado, se ramificó rápidamente a sus pulmones y también los riñones.



RECUERDO DE LA TÍA NINA
Uno de sus sobrinos recuerda que era un adolescente cuando comenzó a notarse los cambios en la tía Nina. Otra sobrina también recuerda como era la señora Elsa antes de ser dominada por su enfermedad y carácter.


Cuentan que era una tía muy querendona y cariñosa, que dormía con sus sobrinos, siendo atenta con ellos, amable y también divertida. En general destacaron lo amorosa que podía llegar a ser.


Todos vivían muy cerca, en el sector Esmeralda de la ciudad de Los Ángeles, y un sobrino regalón solía pasar cada día después del colegio a almorzar con ella. Sin duda era una tía querida.


Uno de los trabajos en donde más se le recuerda mientras estaba bien, fue como administradora de uno de los primeros lugares para jugar Taca-Taca que llegaron a la ciudad, el cual era de otro sobrino de ella.


Ella siempre fue aferrada a sus sobrinos, a los cuales tristemente fue olvidando con el paso de los años y producto de su condición mental.


Poco a poco fue haciendo caso omiso al llamado de “Tía Nena”, al punto de que con el tiempo, comenzaba a enojarse cada vez que un sobrino le insistía en que le reconociera.


Dentro de la familia molestó un poco algunos comentarios en redes sociales con respecto al dinero encontrado, el cual afirman no ha sido reclamado por nadie y desconocen el monto total, aunque estiman que no alcanza a ser el total de los servicios fúnebres, por ejemplo.



DESPEDIDA
La “Bombera”, como fue conocida por sus coterráneos, dejó este mundo habiendo juntado unos pocos ahorros, pero sin poseer ni una casa ni tampoco bienes.


Hoy su familia la despide como la tía de la infancia que conocieron, rindiéndole honores en su último adiós, donde hay muchos sentimientos encontrados, producto de la ayuda que su tía nunca quiso recibir.


Ni siquiera quería aceptar la comida que intentaban llevarle. Por algún motivo, la señora Elsa sólo recibía alimentos de manos de Carabineros, con quienes tenía una especial relación.


Tal vez puede haber sentimiento de culpa en alguno, aunque fue una situación que como dicen, sencillamente se fue de las manos de todos, sin embargo, está siendo despedida con cariño y respeto, aprovechando un tiempo a su lado que anhelaron por muchos años.


Para quienes quisieran rendir algún tipo de respeto a esta conocida angelina, sus restos están siendo velados en la parroquia San Francisco, mientras que la misa fúnebre se realizará en ese mismo lugar, este jueves a las 13:15 horas.

 

Visto 23856 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas








edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Por quién votarás para segunda vuelta?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook