Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Viernes 18 de Agosto de 2017
ver +
CRÓNICA
Fecha: 23-05-2017
Esposa de Mario Gierke rompe el silencio: “Pude percibir su escueta y cruda realidad”
Diana Vidal, presunta víctima del alcalde de Cabrero, contó su verdad a La Tribuna. El jueves es el juicio abreviado en Cabrero.
Publicado por ALEJANDRA SANCHEZ OCAMPO, LaTribuna

Han pasado un poco más de cuatro meses, desde uno de los episodios más tristes que le ha tocado enfrentar a Diana Vidal, luego de lo que relata, fueron siete tormentosos años siendo víctima de violencia intrafamiliar, tanto física como psicológica, por parte de su marido, el actual alcalde de Cabrero, Mario Gierke. Así lo resumió la presunta afectada, quien decidió romper el silencio y contar en exclusiva su historia a La Tribuna.

 

Diana Vidal, es médico cirujano general, hace siete años que llegó a Chile desde Ecuador, luego de casarse con el actual jefe comunal.

 

Sin embargo, la historia estalló el pasado 17 de enero, cuando se conoció una denuncia de violencia intrafamiliar en la que se involucraba a ella y su esposo.

 

Aquella jornada, comenzaron a salir a la luz una serie de agresiones que Diana habría vivido por parte de quien ella consideraba el amor de su vida.
La mujer contó que hubo “muchas y reiteradas situaciones de violencia, psicológica, verbal y física, durante los siete años de matrimonio, y sólo el 17 de enero pude dar término a este círculo de violencia, en el que la mujer se encierra por los prejuicios que existen en la sociedad, donde se nos ve como el ente armonioso de la pareja y esta se ve obligada a mantener lo que ella considera familia. No solamente lo que yo mantuve y consideraba como familia, si no que protegía a mi pareja también”.

 

A ello, agregó que cada maltrato iba como exacerbándose con el tiempo, incluso desde la época de noviazgo. “Él era muy celoso, se enojaba, cuando yo conversaba con algún hombre decía que yo quedaba viéndolo a los ojos. Se enojaba y me quitaba el habla. Digamos que de cierta forma yo me confundí, pensando en que eso era porque él me amaba demasiado”.

 

Diana aseguró que los malos tratos comenzaron a darse en el pololeo y si bien no era agresiones físicas, eran celos que calificó de injustificados.

 

“Había muchas cosas en las que él empezaba a decirme malas palabras, no quisiera señalarlos puntuales, pero siempre hubo. En el caso de los físicos, fueron muchos más aparte del ya conocido, incluso existió un episodio muy doloroso que a mí me cuesta, porque creo que de cierta forma, no fue culpa mía que haya ocurrido eso, pero si el no poder defenderme desde ya y hacer la denuncia en ese minuto”, manifestó la afectada.

 

 

EL DÍA DEL QUIEBRE

 

Consultada por ese 17 de enero, Diana Vidal, narró que “para mí eso todavía es un hecho extremo, porque la reacción exagerada y brusca con la que me violentó, sentí que fue como un disparo, yo me vi de un solo empujón en la tina del baño, y si no fuera porque la puerta estaba entreabierta, yo caigo mal, muero o quedo parapléjica, porque mi cabeza estuvo a centímetros de golpearse. Yo vi la muerte en ese momento, no sabía que era lo que había pasado, y ahí fue como una fuerza externa, yo pienso que es Dios que me dio la fuerza para levantarme”.

 

Del mismo modo, detalló que se llevó un sabor amargo con la puerta de entrada en la denuncia a la violencia, con el personal policial, “hubo una manipulación directa de mi agresor, en lo cual en los primeros instantes de la denuncia, él pidió hablar con uno de los carabineros que estaban ahí, y hablaron privadamente, después venía uno y hablaba con el otro, y entorpeció completamente el proceso policial”.

 

Asimismo, Vidal añadió que “tardaron dos horas en llevarme a la constatación de lesiones, me trasladaron en el mismo vehículo policial, el carabinero se tomó la atribución de darse la vuelta y textualmente decirme: señora por qué no hablan, ustedes son un matrimonio, podrían solucionarlo, pero recuerde que después de la constatación de lesiones no hay vuelta que dar. Fue en ese momento cuando reaccioné y le dije que cómo se le ocurría persuadir mi decisión, es su trabajo, y eso yo lo critico con justa razón, porque quizás ese es un factor importante que esté incidiendo ahora en el aumento de femicidios en Chile. Eso pasó conmigo, y puede estar pasando con mujeres que de pronto tienen menos herramientas como para defenderse”.

 

“Es sólo uno de los hechos que se fueron generando en torno al proceso de la denuncia. La manipulación y protección política él lo ha hecho y de cierta forma, también a mí me inquieta, incluso buscan culpabilizar a la víctima, por el hecho de ser él la autoridad. Yo creo que la gente trata de justificarlo, o de cierta forma de decir, que en el público es otra persona. Pero la verdad es que yo pude percibir su escueta y cruda realidad”, recalcó la afectada.

 

 

CUATRO MESES ALEJADOS

 

 

Han sido duros 127 días los que ha vivido Diana, en lo que se ha visto enfrentada a difíciles y tristes momentos, si bien ha recibido apoyo y ayuda de muchísimas personas, también se le han cerrado algunas puertas, acusando a su ex marido como el causante de esto.

 

“El alcalde Gierke, buscó ponerme obstáculos en todo este proceso, también frente al sabor amargo que me dejó el proceso policial, yo intenté buscar un representante legal privado, llevándome la sorpresa que el alcalde Gierke, se había comunicado con muchos de los abogados de la comuna de Los Ángeles, y directamente no tomaban mi caso, porque él ya se había comunicado con ellos. Y eso me empujó a ir a buscar un abogado en la Región Metropolitana con el fin de que mi causa sea llevada con mayor transparencia”, manifestó Vidal.

 

 

LA ESPOSA DEL ALCALDE

 

Diana Vidal deja de lado los prejuicios y explica que nació de ella “dar por primera vez mi verdad, dar a conocer la historia, por el hecho de que yo de cierta forma intenté llevarlo lo menos mediático posible. Él está expuesto y por eso yo también lo estoy”.

 

Entre lágrimas, dijo que “la exposición era y es dura para mí, pero, he sentido que ahora la gente o la otra parte solicitó el sobreseimiento de la causa, como si no hubiera delito, y en ese sentido fue como que tuve un remezón y dije no, qué está pasando, hay una verdad detrás de esto”.

 

 

JUICIO ABREVIADO

 

Este jueves en el Juzgado de Garantía de Cabrero se realizará el juicio abreviado, donde el abogado de Gierke solicitará el sobreseimiento definitivo de la causa, “tengo entendido que el jueves, ellos darán sus puntos de vista y dependiendo del veredicto, lo más seguro es que una de las dos partes irá a la Corte de Apelaciones”.

 

Ante ello Vidal explicó que “en lo personal, yo confío en que las leyes chilenas protegerán mi verdad, que mi caso no quedará en la impunidad, y obviamente que esto sirva para las mujeres. Ser yo la voz de aquellas mujeres que no han levantado la voz porque tienen miedo”.

 

Cabe indicar que La Tribuna intentó comunicarse por diversos medios con el alcalde Mario Gierke durante todo el día, sin embargo, al cierre de esta edición no obtuvimos respuesta de su parte.

 

Galería de fotos
Visto 17708 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar
Noticias relacionadas







edición impresa
ediciones anteriores
ver +
encuesta
¿Crees que los diputados están denunciando temas sociales sólo porque se acercan las elecciones?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook