Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Domingo 22 de Octubre de 2017
ver +
EDITORIAL
Fecha: 07-08-2017
A veces hay que escuchar la voz del pueblo
Para mejorar las condiciones de crecimiento de este territorio, se hace urgente que todos los actores que participan del desarrollo formen parte del diálogo. Ya no están los tiempos en donde las empresas se instalaban donde querían, sin pensar en las consecuencias que podían generar sus faenas en el entorno.
Publicado por LESLIA JORQUERA, LaTribuna

El día de ayer, y tal como podrá leer en esta edición de La Tribuna, la empresa Biodiversa, que pretendía ampliar la planta de tratamiento de lodos en la comuna de Cabrero, retiró de forma definitiva el proyecto del Servicio de Evaluación Ambiental – SEA.

 

Esta ha sido una lucha amplia de los vecinos del sector El Membrillar y del alcalde Mario Gierke, ya que esta ampliación, no aportaba absolutamente en nada al desarrollo de dicha comuna y menos de la provincia, sino todo lo contrario, buscaba procesar las fecas humanas de decenas de comunas de la región, sólo generando un perjuicio para satisfacer las pretensiones económicas de la compañía.

 

Sin duda alguna, la acción de los vecinos y autoridades, sirvieron para poner en la opinión pública el hecho, en donde incluso el alcalde abordó dos temas muy delicados: el primero, donde Gierke dejó a entrever un eventual conflicto de interés que podría existir por parte del intendente del Biobío, Rodrigo Díaz, al haber sido gerente de relaciones con la comunidad de Essbio, lo cual podría gatillar una aprobación de la iniciativa que era muy cuestionable y dos, el riesgo que se podía correr frente a inconvenientes en la planta que arriesgaran los procesos del Centro de Inspección Fitosanitario de la comuna que permite a los productores de todo el sur de Chile, certificar su fruta para enviarla directamente a Estados Unidos.

 

Pese a la alegría que hay en Cabrero, hoy está ocurriendo un tema similar en la comuna de Los Ángeles, a sólo 6 kilómetros de Los Saltos del Laja, donde una empresa privada pretende levantar una planta de tratamiento de residuos plomados.

 

Según el relato de los propios empresarios, agricultores y vecinos del sector, esto se ha hecho totalmente a espaldas de la comunidad y su emplazamiento pone en riesgo el ecosistema, las fuentes laborales y una vez más, el progreso de la provincia de Biobío.

 

No puede ser posible, que los vecinos tengan que estar movilizándose, tomándose las carreteras, para que sean escuchados por las autoridades. Para mejorar las condiciones de crecimiento de este territorio, se hace urgente que todos los actores que participan del desarrollo formen parte del diálogo. Ya no están los tiempos en donde las empresas se instalaban donde querían, sin pensar en las consecuencias que podían generar sus faenas en el entorno.

 

La pregunta final que surge de todo esto es ¿se justifica propiciar la instalación de empresas contaminantes o altamente riesgosas en lugares en donde se afectará a vecinos, emprendedores y empresarios? La respuesta es obvia. ¿Quién es el que aún no lo entiende?

 

Visto 98 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas








edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Es suficiente 5 años y un día de cárcel para un violador?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook