Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Domingo 20 de Agosto de 2017
ver +
REPORTAJES
Fecha: 11-08-2017
BARCELÓ Y ARREGLOS AL AERÓDROMO
“Hay que resolver primero el tema de la resistencia de la pista”
En diálogo con Diario La Tribuna, el gobernador de Biobío explicó que son varios los temas que deben solucionarse antes de autorizar vuelos de Jetsmart desde María Dolores. El más importante, dijo, es la capacidad que posee la losa para recibir aviones con determinado peso.
Publicado por Juan Pablo Vergara, LaTribuna

Ante una sala de reuniones de la Gobernación de Biobío llena se entregó el anuncio a la comunidad angelina de que la aerolínea Jetsmart está muy interesada en operar vuelos en el tramo, tanto de ida como de vuelta, de Los Ángeles a Santiago, para lo cual, sólo bastaría corregir algunos aspectos técnicos en el aeródromo María Dolores.

 

Se trata de una compañía de viajes que ofrece boletos a bajo costo (low cost) y que estudió muy bien el mercado de pasajeros existentes en la capital provincial y alrededores, con posibilidades de absorber incluso a potenciales clientes provenientes de zonas vecinas como es la provincia de Malleco.

 

Para la empresa está la disposición de partir con el servicio en seis meses, sin embargo, las autoridades aeronáuticas del país junto al gobierno provincial deben aprobar una serie de elementos técnicos antes de visar la operación.

 

Dichos temas serán revisados por una mesa conformada por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), de la Dirección de Aeropuertos dependiente del MOP, el Gobierno Regional, ejecutivos de la aerolínea y el diputado por la zona José Pérez.

 

Para conversar sobre ello el gobernador de Biobío, Luis Barceló, recibió a Diario La Tribuna en su despacho.

 

¿Qué puntos está resolviendo la mesa técnica para poder autorizar a que Jetsmart pueda operar desde Los Ángeles?

-Identificamos cuáles son los puntos críticos que tenemos que despejar, cuál es la “x” de la ecuación que tenemos que resolver  y descubrimos temas principales y temas accesorios. Un tema principal es que el avión pesa 65 toneladas y la resistencia de la pista es para aviones de 58 toneladas, lo cual genera una diferencia aproximada de siete toneladas que excede las normas de seguridad y pervivencia de la pista. A la larga provoca un daño y no es que la pista se vaya a romper de inmediato, pero a larga hay un deterioro que implica menos años de uso. Obviamente, aquí hay recursos públicos comprometidos y hay que ser responsable con el gasto.

 

¿Y cómo pretenden resolver aquello?

-Entendemos que eso tiene dos formas de resolverse. Una que es a largo plazo y que no tendría ningún sentido haber tenido la reunión y que es haber dicho que esto sólo se puede resolver construyendo una nueva pista. No es esa la solución. Hay que ver salidas alternativas, esas pueden existir, de hecho se están planteando no sólo acá en Los Ángeles, sino que también en otros aeródromos del país, producto de la llegada de estas aerolíneas de bajo costo.

 

¿Cuáles son esas salidas alternativas que se están analizando?

 

-Jetsmart y la Dirección de Aeropuertos modelarán –tendrán modelos matemáticos- para ver cuál es la solución que puede haber al respecto y eso, además, necesita un compromiso político de parte del Estado en orden a que si se produjera algún inconveniente en la pista que se advirtiera, para disponer de recursos para poder repararlo. Esto no es exactamente así, pero en líneas generales ese es el cuadro (…) porque  es un problema técnico que yo no manejo.

 

Usted también habló de temas accesorios ¿Cuáles son ellos?

-Tenemos problemas de carácter secundarios como son la habilitación de baños en el aeródromo. Hay que ver si es factible ampliar un poquito el recinto, establecer otro tipo de comodidades para que la gente no llegue ahí, sobre todo, en el periodo de invierno y esté muerto de frío.

 

¿La torre de control demandará adecuaciones?

-Son de más fácil solución y tenemos un compromiso, prácticamente, total de la Dirección General de Aeronáutica Civil de proporcionar todos los elementos de personal necesario para que, despejado el tema de la resistencia de la pista, puedan operar los aviones.

 

¿De dónde saldrán los recursos que se necesitarán invertir en el aeródromo?

-Respecto de la DGAC ellos manejan su presupuesto y estarían en un principio dispuestos a hacer las inversiones. Nosotros primero, debemos despejar el problema que tenemos con la Dirección de Aeropuerto en cuanto a la resistencia de la pista, pero si damos por hecho eso, la DGAC se ha comprometido con nosotros a hacer las implementaciones necesarias en el aeródromo. Todo eso parte de la formalización de la línea aérea de volar.

 

De todas formas ¿Será necesario gestionar algunos fondos públicos para apoyar la puesta en marcha del aeródromo?

 

-Aquí la cartera que funciona fundamentalmente es el Ministerio de Obras Públicas y a nivel de servicio la DGAC y la Dirección de Aeropuerto. Es probable que podamos necesitar recursos adicionales.

 

¿Cuándo se vuelve a reunir la mesa técnica?

-Vamos a tener una próxima reunión el 29 de septiembre y el compromiso es venir con ese tema bastante claro y con las alternativas al respecto. Hecho eso vendrá la petición de la empresa para oficializar el tema ante la DGAC.

 

¿El reinicio de vuelos comerciales desde Los Ángeles demandará la contratación de más personal en el aeródromo?

-Más personal que lo coloca la DGAC.

 

¿Y no se abre la posibilidad de nuevos puestos de trabajo para gente de la zona?

-No lo sé, podría haber alguno que no sea técnico, es decir, aquí son empleos calificados que tiene carácter técnico y los designa la DGAC dentro del personal que tiene o de acuerdo a los que llame a concurso.

 

¿La frecuencia con que volará la empresa desde Los Ángeles se sabe?

-Justamente, como tenemos el problema de resistencia de la pista hay que entrar a ver un modelo matemático que nos diga: hasta esta cantidad de vuelos el daño que sufrirá la pista es muy menor. Si excedemos ese número el daño empieza aumentar.

 

¿Qué uso ha tenido estos últimos años el aeródromo María Dolores?

-Uso esporádico para casos de emergencia, algún viajero que llega internacionalmente. Es decir, estamos con una capacidad ociosa del aeródromo muy grande por eso tenemos que aprovechar lo que hay, para que haciendo las adecuaciones necesarias tengamos un aeródromo que esté en condiciones de operar.

 

Y pese a esa capacidad ociosa de la que habla ¿siempre se le ha realizado un mantenimiento?

-Hubo un mantenimiento que se hizo el año pasado de alrededor de 600 millones de pesos y empiezan a trabajar ahora en arreglos de cierres perimetrales y otros a fines de este mes de agosto.

Visto 132 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar
Noticias relacionadas







edición impresa
ediciones anteriores
ver +
encuesta
¿Crees que los diputados están denunciando temas sociales sólo porque se acercan las elecciones?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook