Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Jueves 19 de Octubre de 2017
ver +
NUESTRA GENTE
Fecha: 11-08-2017
AUTORIDAD DE MOZAMBIQUE
Historia de un cónsul angelino que representa a África
Se crió en Santa Bárbara y hoy trabaja para un país con sólo 42 años de historia después de su independencia. El mismo contó su historia en un mano a mano con el equipo de prensa de La Tribuna.
Publicado por Víctor Contreras, LaTribuna

Antonio Salas Alvear es el cónsul honorario de Mozambique en Chile y además de eso se ha dedicado a crear algunas organizaciones relacionadas con África. Es vicepresidente de la Cámara de Comercio Industrias y turismo Mozambique-Chile y además director ejecutivo de la primera fundación de un centro de estudios africanos que se creó aquí en Chile hace 68 años.

 

Nació en Los Ángeles y vivió toda su infancia en Santa Bárbara, hasta los 12 años, para después estudiar en el Liceo Alemán durante la secundaria.


 

- ¿Cómo recuerda su niñez, su infancia?

Mira lindísimo, mis recuerdos en Santa Bárbara son realmente fabulosos, pasé una infancia bien bonita, somos dos hermanos nomás, y mi papá era muy deportista, pertenecía a clubes deportivos, para cazar, pescar, en fin.


Eso me duró hasta los 12 años, porque mi papá falleció muy joven a los 40 años. Los padres de mi papá, tenían un negocio grande ahí en Los Ángeles, la casa Amarilla que después quedó para mi papá cuando murieron los abuelos, pero no le duró mucho porque falleció por un cáncer terminal muy tremendo.

 

 

- ¿Cómo fue para usted vivir algo así tan pequeño?

Fue tremendo porque éramos bien compinches con mi padre, como te digo, con los hobbies de cazar y pescar, algo que no puedo practicar en África, en los 20 años que viví allá.


 

- ¿Cómo era siendo escolar?
Mira yo en el Liceo Alemán era muy buen alumno, estaba en los primeros lugares con mi gran amigo que vive todavía en Los Ángeles, Mario Pooley, que es un pediatra.


Estuve estudiando aquí en la Católica un año, ingeniería, y después me cambié porque quería estudiar algo más técnico y me fui a lo que era la Universidad Técnica y estuve 4 años estudiando ingeniería eléctrica y después tuve que salir del país, así que me fui a Alemania, porque sabía un poco alemán y ahí comencé a estudiar.


Comencé de cero la carrera de economía, así que estuve 5 años estudiando para después hacer un doctorado por dos años, luego me fui a África. 



- ¿Cómo parte la aventura africana?

Yo me fui con mi señora que es matrona, ella tenía una colega de la universidad que se fue como jefa de un proyecto de Naciones Unidas a Mozambique y la mandó llamar, le dijo que si quería irse a trabajar en la formación de matronas en África, y le dijo que sí.


Así es que al mes le mandaron los pasajes y partimos a África sin haber conocido nada, con dos hijos, uno que nació en Alemania y la otra que había ya nacido antes de salir de Chile, así que nos fuimos a una aventura muy linda.


Yo a la semana estaba haciendo clases de español. Ellos hablan portugués, pero me entendían algo, así que a los 3 meses ya yo estaba hablando portugués, porque no es tan complicado. Así me quedé 20 años en África.
 

 

- ¿Por qué tanto tiempo?

Bueno, primero porque fui profesor de la universidad y formé muchos economistas después de la independencia, en un país que tiene solamente 42 años de independencia, entonces nos tocaron los primeros años donde se habían ido muchos profesionales portugueses y los que llegamos ahí tuvimos que asumir un montón de responsabilidades.


Varios de mis alumnos fueron ministros, entonces me propusieron que fuera jefe de un proyecto de Naciones Unidas y ahí ingresé como consultor internacional de Naciones Unidas, por eso me quedé 10 años con ellos, fuera de los 10 años de profesor.

 

 

- ¿Cómo definiría esa etapa de su vida?

Extraordinaria porque prácticamente toda mi experiencia profesional fue en África, en Mozambique. Fueron 20 años en que tuve diversos tipos de actividades y una experiencia riquísima.


Cuando voy a Mozambique me reciben cariñosamente. Ellos fueron bien solidarios con nosotros, a todos los chilenos que fuimos a trabajar allá, nos atendieron muy bien y también hicimos un buen trabajo profesional, la mayoría.


Siempre hay excepciones, algunos que salen de la regla, pero no faltan, hay siempre chilenos un poco patudos y con problemas, pero en general la mayoría hicimos un buen trabajo y nos respetan y nos quieren mucho por eso.
 

 

- ¿Qué año vuelve a Chile y por qué?

Hace 8 años más o menos que me vine a Chile, porque me vine a organizar la visita del primer presidente de Mozambique aquí el 2008 y fue en el primer gobierno de la Presidenta Bachelet, en un programa de cooperación muy intenso, y ahí me ofrecieron que me quedara como cónsul honorario de Mozambique, para asumir la responsabilidad de cooperación entre ambos países.


Teníamos muchos programas en minería, en pesca, educación y agricultura, así me fui quedando y quedando hasta crear otras organizaciones como la Cámara de Comercio, Industrias y Turismo Mozambique-Chile, entre otras.

 

Finalmente mi señora entró a trabajar aquí a un hospital de Santiago. En este período murió mi madre, murió el padre de mi esposa, pero tengo muchos trabajos con Mozambique y viajo permanentemente, estamos haciendo varios proyectos en Mozambique, varias cosas interesantes.

 

Y ahora tenemos la cooperación con Bío Bío, empezamos a descentralizar la cooperación, inmediatamente me acordé de mi querido Bío Bío, Los Ángeles, Santa Bárbara, así que estamos haciendo un programa de cooperación interesante con una gobernación de Mozambique.


Este año todavía viene una delegación con la gobernadora de una provincia y vamos a iniciar con Santa Bárbara, Mulchén y Los Ángeles, un programa de cooperación entre municipalidades y las 2 gobernaciones, tanto de Mozambique como de Bío Bío, así que ahí estoy bien interesado en que eso funcione.
 

 

- ¿Y cómo conoce a su señora?

Conocí a mi señora en Concepción. Estudiaba en la Universidad Técnica en Concepción y mi señora estudiaba obstetricia en la U. de Concepción y ahí finalmente nos casamos el 72, luego nació nuestra hija y después nos fuimos. El 74 salimos de Chile.


Anduvimos deambulando, pero fundamentalmente nos quedamos en Alemania. Yo me dediqué a estudiar y bueno, ella es matrona y ha tenido también un desarrollo importante profesional en África. Formó muchas profesionales en su área profesional y también es muy apreciada.


 

- ¿Cuántos hijos tiene?
 

Dos, una hija que es psicóloga y que nació en Chile, y después hubo un hijo que nació en Alemania y que ahora es geólogo y está radicado en Canadá. Trabaja en una empresa de petróleo.

 


- ¿Qué significa para usted la familia?

Realmente han sido vital en todo mi desarrollo como ser humano, y profesionalmente hemos tenido un apoyo mutuo con mi esposa y mis hijos, que nos han acompañado en todo,
 

 

- Y finalmente ¿Qué significa para usted la provincia de Biobío?

Lindos recuerdos y ahora un compromiso de hacer cosas por ella. Creo que África es el continente del futuro y si la provincia en general está dispuesta, es posible generar grandes oportunidades comerciales y de negocio. 


Yo quiero a Los Ángeles, es parte de mi vida, Santa Bárbara también, que no se olvidan fácilmente.

 

Yo creo que voy a comenzar a viajar más seguido. Tengo un programa también con el Liceo Alemán, reunirme con algunos compañeros para que me ayuden apoyar algunas escuelas allá del punto de vista material, a ver si conseguimos alguna cooperación en esa área, y ver qué es lo que se puede hacer en ese aspecto solidario también, creo que hay muchas cosas que se pueden hacer y Los Ángeles puede ser como una ciudad que de el ejemplo.


 

Visto 510 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas








edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Es suficiente 5 años y un día de cárcel para un violador?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook