Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Lunes 11 de Diciembre de 2017
ver +
REPORTAJES
Fecha: 28-07-2017
LA LABOR DEL SERNAMEG
Esfuerzos para instituir una cultura de No Violencia Contra la Mujer en Biobío
La directora regional, Valentina Medel se sumó a la línea de la Presidenta Bachelet de repudiar cualquier proceso judicial que involucre a autoridades como en el caso del alcalde de Cabrero, Mario Gierke.
Publicado por Juan Pablo Vergara, LaTribuna

Una sensibilidad especial ha cultivado la población chilena en torno a los temas de violencia contra la mujer. La solidaridad que despiertan este tipo de casos en la ciudadanía ha llevado al gobierno a privilegiar campañas que tienen como objetivo posicionar mediática y culturalmente el concepto.

 

Señales como la entregada por la Presidenta Bachelet, quien ha salido a condenar denuncias antes que un tribunal emita un veredicto, como la efectuada a través de redes sociales por Valentina Henríquez, ex pareja de Camilo Castaldi, más conocido como Tea Time y quien fuera vocalista de Los Tetas, ha desplazado el límite de lo repudiable y lo opinable en esta materia.

 

A esta tendencia, y como era de esperar, se han sumado representantes de la mandataria en la región del Biobío, pronunciándose de antemano sobre  la situación que enfrenta el alcalde de Cabrero, Mario Gierke, quien se encuentra en juicio con su esposa, Diana Vidal, por un presunto maltrato hacia ella.

 

“Aquellos que aspiran a representarnos no pueden tener ninguna situación, obviamente, de corrupción, pero, particularmente, con un tema tan sensible como es la violencia contra las mujeres que cada vez más  en la sociedad se está volviendo inaceptable”, declaró la directora regional del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (SernamEG), Valentina Medel.

 

Mientras esta causa sigue su curso el SernamEG ya ha tomado parte, brindando apoyo a la supuesta víctima, pese a la presunción de inocencia existente en nuestro ordenamiento jurídico. “Ninguna persona será considerada culpable ni tratada como tal en tanto no fuere condenada por una sentencia firme” (Código Procesal Penal).

 

“Particularmente, con Diana (Vidal) que es quien denuncia violencia, nosotros hemos brindado todo el apoyo. Le entregamos orientación legal (…) y también hemos entregado los antecedentes que nosotros manejamos a su abogado, pero ella está llevando un proceso psicosocial en el Centro de la Mujer de Los Ángeles, puesto que, obviamente, el centro de Cabrero funciona en convenio con la municipalidad, por lo tanto, podría haber tenido algún conflicto el haber sido atendida ahí”, contó Valentina Medel.

 

Esta denuncia también obtuvo el repudio de la directora regional de la Fundación Prodemu (Programa de la Mujer), Carolina Toro, quien al ser consultada por el caso Gierke manifestó que “ninguna persona que haya sido condenada puede ser representante de nadie, ni de un espacio municipal, ni siquiera, a lo mejor, en una junta de vecinos. No es posible que nosotras sigamos normalizando lo que está pasando. Una mujer agredida, primero, cuando lo hace público, a nosotras nos llena de orgullo, porque eso hace que ella se atreva a golpear las puertas”, opinó.

 

FALLOS JUDICIALES

Uno de los casos que ha copado portadas y espacios televisivos en el último tiempo ha sido el de Nabila Riffo, cuyo último capítulo fue la rebaja en la condena otorgada a Mauricio Ortega, el principal inculpado de esta causa. Algo que generó indignación en la ciudadanía y en expertos en Derecho de Familia, como la columnista de Diario La Tribuna, la abogada y docente de la Universidad Central, Isabel González, quien cuestionó la labor de los jueces en cuanto a aplicar penas más severas a condenados en juicios por violencia contra las mujeres.

 

“¿Qué tan violenta debe ser una agresión hacia una mujer para la aplicación de una pena ejemplar?”, se pregunta la profesional, recordando “la gran impresión social que causó el hecho de que la Ilustrísima Corte Suprema, rebajara la condena impuesta por el Tribunal Oral en lo Penal de Coyhaique a  Mauricio Ortega, por el crimen cometido en contra de su ex pareja  Nabila Rifo, de 26 a 18 años de cárcel. Esto producto de que acogió parcialmente el recurso de nulidad presentado por la Defensoría Penal Pública en representación del acusado, acordando desestimar que la agresión constituyera un ‘femicidio frustrado’, condenándolo en la sentencia de reemplazo en calidad de autor del delito de lesiones graves”, dijo.

 

La académica sostuvo que este tipo de resoluciones es una muestra más de lo que puede considerarse “violencia institucional hacia las mujeres” y realiza la siguiente reflexión: “Estas decisiones judiciales de los Tribunales, parecen tener más bien una justificación técnica, de aplicación ajustada de la ley penal y no la aplicación de una pena ejemplarizante, que entregue una señal en protección a la vida y dignidad de las mujeres como esperan los chilenos. Frente a lo que debiéramos reflexionar sobre sí, efectivamente, la labor de tribunales es aplicar estrictamente la ley penal o imponer penas que den un mensaje a la sociedad de acuerdo a los principios que inspiran la cultura actual, interpretando más ampliamente la ley”, planteó.

 

LÍNEAS DE TRABAJO

Para hacer frente al fenómeno de la violencia contra la mujer una de las líneas de trabajo del SernamEG es funcionar con centro de atención a víctimas. En la región del Biobío existen un total de 15, de los cuales cinco están instalados en nuestra Provincia.

 

Existen centros de la mujer en Cabrero, Mulchén, Santa Bárbara, Alto Biobío y Los Ángeles. En la capital provincial, además, opera una Casa de Acogida que cuenta con una capacidad para atender a 10 mujeres y sus hijos, ”resguardando sus vidas y sacándolas de la violencia que en este momento puede significar la muerte de las mujeres y protegerlas de un eventual homicidio, pero también la reactivación de las redes. Cuando una mujer pasa por situaciones de violencia, generalmente, el agresor las aísla de sus redes primarias que son su familia y sus redes secundarias del trabajo. Por lo tanto, lo que hace el centro es la revinculación y la reparación psicológica después de la violencia que vivieron, tanto para ella como para los niños”, explicó la directora regional de SernamEG.

 

El ingreso a estos centros, ahondó Valentina Medel, se produce por distintas vías. “Puede ser por tribunales, puede ser por Fiscalía que decrete como medida de protección la entrada a estas casas de acogida, y también puede ser mediante la Dirección Regional cuando una mujer está muy temerosa de denunciar, por lo tanto, no tiene la medida decretada de protección”, precisó.

 

“Aparte de las casas de acogida en la Provincia tenemos los centros de la mujer que atienden una violencia menos graves, no es vital, pero si igualmente importante como para entregar apoyo legal y psicosocial a las mujeres”, agregó la jefa de servicio.

 

Detalló que en promedio al año estos establecimientos atienden cada uno a 200 mujeres víctimas de violencia.

 

La funcionaria sumó a la oferta señalada los programas Mujer, Asociatividad y Emprendimiento y 4 a 7 dirigido “al cuidado de niños para mamás trabajadoras”, apuntó.
 

 

Visto 470 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas








edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Considera que hay intervencionismo electoral del gobierno en la campaña presidencial?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook