Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Domingo 20 de Agosto de 2017
ver +
REPORTAJES
Fecha: 28-07-2017
BRUTAL IMPACTO EN SEGURIDAD ALIMENTARIA
Apicultores aseguran que sectores agrícolas están provocando desaparición de las abejas
Existe preocupación científica y en la provincia de Biobío por la muerte de las abejas polinizadoras, cuyo riesgo implicaría alimentación precaria para el hombre. Apícolas plantean marchas e incluso un paro.
Publicado por Víctor Contreras, LaTribuna

Albert Einstein escribió que si la abeja desapareciera de la superficie de la tierra, al hombre sólo le quedarían cuatro años de vida, agregando que, sin abejas no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres.


Actualmente Chile y la provincia de Biobío, una zona caracterizada por la actividad apicultora, se encuentra en crisis debido a que cada año se pierde cerca del 45% de las abejas, lo que puede traer catastróficas consecuencias a lo que hoy conocemos como nuestro sistema alimenticio.


La Red Apícola Nacional está preocupada además, por un comportamiento agrícola que estaría perjudicando la protección de las abejas a través del uso de agro-tóxicos que serían las causantes del alto número de pérdidas.


Asimismo, el gremio y los productores expresan que la nueva Ley apícola, que se encuentra en progreso, no promueve ningún tipo acción que apunte a la preservación de las abejas, y por el contrario, impone restricciones, sin la posibilidad de un fomento específico.  



VISIÓN ACADÉMICO-CIENTÍFICA
Para dar explicación a esta situación, Diario La Tribuna conversó con Sergio de la Cuadra Infante, ingeniero agrónomo y apicultor hace 30 años, quien se desempeña como profesor de apicultura en la Facultad de Agronomía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.


El académico explicó que gran parte de las plantas agrícolas de las cuales nosotros nos alimentamos, son polinizadas principalmente por las abejas.


“Hay otros insectos que también contribuyen a la polinización, pero la verdad es que cada vez son menos y muy poco importantes en satisfacer la necesidad de polinización de grandes cantidades de extensión agrícola”, indicó.


El experto contó que es necesario que haya abejas para polinizar las flores y con ello se produzcan frutos y semillas. “Se dice que la alimentación humana sin abejas, sería solamente en base a cereales y se perdería toda la riqueza de la fruta, verduras y otros cultivos”. Sería una alimentación muy precaria.


Con respecto a la ley estatal apícola dijo que “se distorsionó el objetivo de tener una ley apícola, que protegiera a las abejas, y se fue para otro lado, en donde se trasformó en una ley que cautiva a los apicultores, imponiéndoles una serie de condiciones y de multas, cosas que están realmente fuera del escrito original”.


“Lo que debería contener es una ley de fomento, que se desarrolle más el rubro, protegerlo y cuidarlo, ya que el excesivo abuso de pesticidas dejan las colmenas sin ningún tipo de resguardo ni compensación”, agregó.


El experto –además- dijo que “el tema de la polinización preocupa a los científicos de todo el mundo, quienes están muy alarmados por la seguridad alimentaria”.


“En Chile los agricultores todavía no han entendido el rol de la abejas, entonces se forma una contradicción bastante grande, en donde arriendan servicios para polinizar sus plantaciones, y al mismo tiempo, matan las abejas con productos químicos”, enfatizó.


“Hoy mismo me acaba de llegar información de un apicultor al que le mataron todas las abejas por una fumigación aérea, y ahí no responde nadie. Estamos desprotegidos frente a esas situaciones”, denunció.
 


EN BIOBÍO BUSCAN PARO Y DENUNCIAN MALAS PRÁCTICAS
Jacinto Riquelme, presidente de la Mesa apícola de Santa Bárbara, confidenció a La Tribuna que los apicultores quieren tener un paro, debido a lo que consideran, una crisis alimentaria.

 

“Nosotros al polinizar cada huerto, generamos una gran cantidad de trabajo para muchas personas. Chile exporta fruta a varios países y si no tuviéramos abejas para polinizar, esto no sería una realidad”, expresó.


“El Estado y los fruticultores no le han dado la importancia al tema y este es un rubro estratégico para el desarrollo del país”, puntualizó.


Riquelme dijo que se “están tirando líquidos mientras nosotros criamos, provocando que se mueran nuestras abejas. Yo entiendo que por algo se tiran esos líquidos, pero tenemos que buscar los espacios y los tiempos adecuados”.


“Tiran químicos y te matan todo. Yo hace dos años atrás perdí 300 colmenas, avaluadas en 50 millones de pesos, y ¿a dónde reclamas? Al final te tienes que salir, arrancas rápido con tus abejas para que no se sigan muriendo. Cuando reclamas ya no hay cuerpo del delito” describió.


El productor dijo que –precisamente- por estas pérdidas, los apicultores nacionales están en contra de la promulgación de este proyecto de ley estatal, que no apoya el fomento y que exigen muchísimas responsabilidades.

 

DIGNIFICACIÓN DE LA APICULTURA
Mario Flores, un reconocido apicultor chileno, genetista y criador de abejas reina indicó que las abejas polinizan el 80% de las plantas en el mundo, tanto en producciones de frutas, semillas forrajeras, semilleros de hortalizas y chacarería.


Además expresó que los apicultores colaboran en la diversificación productiva agraria, pero que sin embargo “es el rubro más desposeído por parte del Estado, sin una Ley que los proteja”.


“Sin una toma de conciencia real, de gran parte de los productores agrícolas, que pagan precios miserables por la polinización de ciertos frutales, la población en general, perderá gran parte de los alimentos que consumen diariamente”, apuntó.


“Los apicultores son verdaderos apóstoles del sentido común, que por años han colaborado con la polinización, cuyos valores no alcanzan ni para alimentar las colmenas, menos para tratamientos sanitarios correspondientes”.


Asimismo, indicó que cada año en Chile, se pierde cerca del 45% de las abejas por estas razones. Exponiendo cada vez más  al país a un alto riesgo productivo.


También dijo que “así como las abejas trabajan para todos los seres vivos del planeta, sin distinción alguna, los apicultores, por años han sido clave en la producción de alimento”.


El especialista, enfatizó que se puede crear una catástrofe productiva que podría llevar al país a un colapso en la producción frutícola y semillera, con dramáticas consecuencias para la población consumidora y la economía del país.

 

“Todo tiene su tiempo y aguante. La soberbia y humillación monetaria, como el trato despectivo a quienes son cultores de estos nobles insectos, pueden romper el motor fundamental en la economía de un país”, reveló.


Además indicó que sin ellos, se colapsa la producción cercana al 80% de alimentos agrarios. “Llegará el momento de la  movilización silenciosa y pacífica de los apicultores”, anunció.


“Estamos cansados de la espera a ser reconocidos como rubro estratégico y decisivo en la producción agraria, encontrándonos en estado de alerta y en una profunda reflexión para declarar un paro nacional de polinización”, remató.


Además, dijo que el primero que debiera tomar la iniciativa en solucionar las cosas, es el Estado, como garante de la convivencia de un pueblo, y de la economía del país.


“El Estado debe solucionar los conflictos antes de esperar que se llegue a extremos, como ocurre en múltiples reivindicaciones de otros gremios. Los más perjudicados de esto sería la clase media”.

 

RED APÍCOLA NACIONAL
Para conocer la versión oficial del gremio, Diario La Tribuna tomó contacto con Gabriel Salas, vicepresidente de la Red Apícola Nacional, quien dijo que los apicultores están bastante inquietos por el proyecto de ley que está impulsando el ejecutivo.


“Tiene un carácter sancionatorio que no reconoce a la apicultura como rubro estratégico para el Estado, con una serie de restricciones y obligaciones para los productores”, manifestó.


Ante esto reveló que algunos sectores del gremio han expresado su intención de no prestar su servicio de polinización, como rechazo al proyecto que impulsa el Gobierno.


“Este paro de polinizadores que se está gestionando, y que ha tenido bastante respaldo de los apicultores de muchas regiones, es efectivo”, compartió con el Diario de la provincia.


“Sabemos que esta polinización realizada a través de las abejas, ayuda a incrementar el PIB frutícola, hortícola y semillero de un país como el nuestro, pero además ayuda a mejorar la calidad y la cantidad de semillas, además del calibre de la fruta”, explicó.


“Los apícolas están planteando que se requieren mejores prácticas por parte de los agricultores, no sólo en el precio, sino que también en el cuidado, ya que se ve perjudicada la vida de las abejas por la utilización de agrotóxicos”, informó.


El directivo habló de una necesidad de la defensa de las abejas y los polinizadores, por su contribución al medio ambiente, los equilibrios del ecosistema y la producción agroalimentaria.


“Lo que queremos es que los agricultores hagan un adecuado manejo integrado de las plagas que afectan a las frutas”, agregando que “esto es lo que ha llevado a radicalizar la postura de no querer prestar el servicio de polinización”, indicando además que como gremio, apoyan las presiones”.



RESPUESTA AGRÍCOLA
Diario La Tribuna quiso conocer el punto de vista de uno de los más reconocidos empresarios agrícolas de la provincia, José Miguel Stegmeier, presidente de Socabío, quien en un primer término dijo que dependen en gran medida de las abejas, “eso está más que claro”, indicó.


Asimismo aceptó que “hay teorías que sostienen que si se acaban las abejas, se acaba la humanidad”, aunque indicó que son muchos los factores los que están influyendo para que las abejas se encuentren en peligro.


Además indicó que por ejemplo, los sectores fruteros solicitan los servicios de los apicultores para polinizar y que esos servicios “están muy controlados por ambas partes, entonces no es que aquí se está aplicando pesticidas cuando se está polinizando, eso no ocurre, es falso”, afirmó.


“Lo que pasa es que aquí hay muchos factores que están influyendo que el aire de las abejas esté un poco más complejo, incluso la sequía que tuvimos estos últimos años ha sido un efecto negativo para ellas”, explicó.


“Son un conjunto de cosas que hay que analizar con mayor  profundidad”, agregó. Y sobre los pesticidas que se aplican cuando están trabajando las abejas en los huertos, dijo que: “La verdad es que si eso ocurre, pasa muy excepcionalmente”.


“Hay toda una metodología que se emplea, porque hay un interés grande de parte del fruticultor de huerto para tratar que esto, efectivamente, funcione de la mejor manera posible”, comentó.
Con respecto a las quejas de los apicultores, dijo que “tienen mucha razón de reclamar y defenderse, en este caso, a su medio de subsistencia que son las abejas, que también son el medio de subsistencia de la humanidad en cierto modo, eso está claro”.


“Lo que pasa, es que de repente hay muchas cosas que son impresiones que son erradas. Yo creo que aquí, lo que hay que intentar hacer es tener una mirada pragmática y objetiva”, profundizó.


“Los académicos de universidades pueden colaborar en plantear soluciones de fondo, y que no signifique una lucha que se esté sosteniendo entre dos o tres sectores. El Estado tiene que acoger lo que sea benigno para el desarrollo de los colmenares, pero también dentro de un mercado en que todos hayamos conversado y participado”, aseveró.


Igualmente compartió sobre el rol del Estado que “nosotros ya estamos bastante cansados que de parte del poder legislativo, ejecutivo se nos planteen leyes mal elaboradas, y después peor implementadas, lo que va significando sólo un mayor deterioro y retraso en el desarrollo productivo”.


“Yo estoy completamente de acuerdo en colaborar como sector agrícola en que esto se solucione, para que tengamos la mejor política posible y que haya una buena complementación entre el mundo agrícola y las abejas, porque siempre, desde el inicio de la humanidad son dos mundos que son el mismo”, finalizó.


 

PRIMERA MANIFESTACIÓN: EN VALPARAÍSO
Gabriel Salas, vicepresidente de la Red Apícola Nacional dijo que “nosotros no somos ajenos a las demandas y a los requerimientos de los productores y es ya cierto que se está convocando a una manifestación o marcha en los próximos días en la Región de Valparaíso”.


“Muchos han señalado que quieren hacer el paro, pero la marcha corresponde a que este jueves 27 se informó de la muerte de muchísimas colmenas, debido a la aplicación de unos agrotóxicos en la quinta región. Desconocemos si esta manifestación tendrá repercusión en otras regiones”, concluyó.

Visto 940 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar
Noticias relacionadas







edición impresa
ediciones anteriores
ver +
encuesta
¿Crees que los diputados están denunciando temas sociales sólo porque se acercan las elecciones?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook