Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Lunes 20 de Noviembre de 2017
ver +
NUESTRA GENTE
Fecha: 13-10-2017
Raúl Calquín: El poder del emprendimiento no tiene edad
Pese a ser curicano de nacimiento, se siente un quilaquino “de tomo y lomo”.
Publicado por Sebastián Díaz, LaTribuna

Raúl Calquín Fuentes es conocido por tener un importante emprendimiento: la envasadora Quilaco.

 

Cuenta que “todo esto partió medio informal, por existir tanta fruta aquí en la zona y le fui dando un valor agregado ya que tiene una ventaja, porque no son fumigadas, no tienen químicos, así que empezamos a hacer el enganche al venderlas como mermeladas y no como fruta fresca”.

 

Cuenta que llevan 13 años con el emprendimiento.

 

Relató que “yo llegué a aquí de Curicó por asuntos de trabajo, llegué el 73’ y me quedé aquí porque me gusta, tiene lo que yo buscaba: el clima. Como soy aficionado a la agricultura, de hecho soy técnico agrícola”.

 

Raúl también crió a sus dos hijos en la comuna, ambos ya mayores y profesionales, uno de 42 años y una hija de 38.

 

“Me conocí estudiando con mi señora, yo, como dije, soy de Curicó y ella de Llay Llay, nos conocimos en Paine. Primero pololos, después nos casamos y nos vinimos para acá”, explicó.

 

Pese a que es oriundo de la región del Maule, dejó en claro que “me siento un quilaquino de tomo y lomo, me gusta este ambiente”.

 

EL ESFUERZO

Una de las cosas que llama la atención de Raúl es que pese a su edad, emprendió y logró tener su pequeña pyme. Respecto a ello, destacó que “uno tiene que hacer lo que le gusta. Aquí nos echan ‘tallas’ de que la casa es muy grande para nosotros, pero un entorno tan grande tiene luz, agua, locomoción, están todas las condiciones y por lo mismo los clientes están cerca y todo eso da incentivo a seguir trabajando. Siempre tenemos visitas ilustres que nos visitan. Hemos tenido al director nacional del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), cursos, empresas, todo para que le contemos como hacer algo y que no se pierdan las cosas”.

 

Respecto la receta para un matrimonio duradero, como el suyo, dijo que “el amor se cultiva, es muy difícil dar una receta. Si yo digo una mitad, mi mujer debería dar la otra (ríe), pero no hay un documento para cumplirlo”.

 

TRABAJO EN CONJUNTO

Raúl destaca que cuando comenzó la idea, siempre dijeron que debían hacer algo en el que estuvieran de acuerdo los dos como pareja, “porque si ella lo hacía sola, no iba a poder. La idea fue de los dos, porque ella sabe hacer la mermelada, porque mi suegra la hacía artesanalmente”.

 

Actualmente, el matrimonio trabaja ya con elementos importantes, maquinaria, para poder hacer sus productos.

 

En ese sentido, Calquín destacó que “nosotros partimos con una olla, con el mismo cucharón de la casa. Después empezamos a consultar cómo hacer algo, así que nos autorizaron a hacerlo como empresa familiar, pero también nos dieron plazo para hacer una construcción separada de la casa para poder recibir a la gente y tener todo presentado”.

 

Por último, destacó que el gran valor agregado que tiene su producto es que no tiene nada químico, la fruta es natural y es como hecho en casa.   

 

Una historia que demuestra la importancia que tiene  intentar surgir y que siempre se puede, más allá de donde se vivía, dejando en claro que cualquiera puede salir adelante, si logra plasmar de buena forma su idea.

Visto 1322 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas








edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Cuál es la radio local que más escucha?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook