Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Jueves 21 de Septiembre de 2017
ver +
EDITORIAL
Fecha: 10-09-2017
Un día para ser críticos con nuestro presente y aprender de nuestra historia
Aprendamos de nuestro pasado y seamos honestos con nuestro presente, ya que es, sencillamente, la razón de nuestro futuro.
Publicado por LESLIA JORQUERA, LaTribuna

Mañana se conmemorará un nuevo 11 de Septiembre, una fecha que dice relación con uno de los principios esenciales de la Guerra Fría, que apunta a que dos ideologías no pueden coexistir pacíficamente, y que una siempre dominará a la otra. También este día indica el momento en que aquel período histórico trajo su campo de batalla hasta la República de Chile.


Mientras dos potencias y sus aliados debatían la predominancia en el planeta, el patio trasero de una de aquellas naciones se veía envuelto en una situación ‘desfavorable’ para sus intereses, debiendo poner mano a acciones que tuvieron como consecuencia la instauración de un sistema y el derramamiento de sangre.


Los interesados en nuestro país de gestionar una acción militar no tardaron en encontrar las mismas inquietudes y deseos al norte del continente, propiciando una iniciativa fulminante para detener el socialismo, no sólo en Chile, sino también en otros países de Latinoamérica.


Algunos comentarios que afirman que el período de Guerra Fría no fue un conflicto de enfrentamientos armados son totalmente falsos, porque las balas sí se dispararon a lo ancho del hemisferio sur del mundo. Todo motivado por una ideología buscando dominar a la otra, en una teoría de poderes que logró comprobarse tras la caída del muro de Berlín.


En aquellos años, recién los sociólogos comenzaban a plantear en sus estudios a la sociedad mundial como una base. La globalización llegaba a un punto clave en la historia, en donde todos los acontecimientos locales se encaminaban a ser de interés del globo.


Tras el término de la dictadura en Chile, el mundo se conmocionó con las historias de esa realidad, y comenzaron a formarse generaciones con una amplitud de conocimientos (promovidas también por la globalización y sus tecnologías) y con mucha más información a su disposición. La participación crítica de la ciudadanía es una de las consecuencias.


Hoy en día, y en nuestra provincia, una gran parte de la comunidad pertenece a aquella sociedad crítica, mas, no se ha podido erradicar esa lucha de ideologías que representan en general siempre dos visiones, dos mundos o dos realidades.


El llamado es a que esta fecha sea conmemorada en nuestras 14 comunas, así como en todo Chile, con una mirada crítica de nuestro mismo presente, aspirando a ser constructivos con ellas, en todo ámbito de cosas, inclusive familiares, pero, por sobre todo, entre nuestras autoridades, las que están y las que vienen, para que se pronuncien con claridad y transparencia en sus puntos de vista y acciones. Aprendamos de nuestro pasado y seamos honestos con nuestro presente, ya que es, sencillamente, la razón de nuestro futuro.


 

Visto 79 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas







edición impresa
ediciones anteriores
ver +
encuesta
¿Debe levantarse el secreto del Informe Valech?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook