Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Domingo 19 de Noviembre de 2017
ver +
CRÓNICA
Fecha: 14-11-2017
Paciente tetrapléjica remata camiseta autografiada por Colo Colo 2017
La mujer de 54 años sufrió un accidente el 12 de abril de 1981 y quedó postrada. El 12 julio de 2017 otro accidente casi le cuesta la vida y hoy lucha por recuperar su vida.
Publicado por BENJAMÍN AHUMADA, LaTribuna

Glenda Álvarez Aguayo acababa de graduarse como contadora cuando un accidente de tránsito la dejó en una silla de ruedas con un diagnóstico lapidario, jamás volvería a moverse por sí sola y dependería de otros por el resto de su vida.
Contrario a lo que todos piensan, la mujer siguió adelante junto al amor de su familia y de su sobrino, Benjamín, que dice, siempre está con ella.

Hace unos meses, el 12 de julio, Glenda fue protagonista de un accidente en la salida Sur de Los Ángeles.
Esa tarde recuerda “conducía mi camioneta de lisiados mi sobrina, yo no puedo manejar porque soy dependiente y a ella se le fue el vehículo e impactamos de frente con un camión, allí en la Puelche a la salida de la rotonda viniendo hacia Los Ángeles”.
La mulchenina de 54 años relata que ese día “preferí dejar los ojos abiertos, pensé que iba a morir y cuando abrí los ojos ya estaba toda entubada en la UTI y con multifracturas, seguía viva”.

 

“Tras salir del hospital me di cuenta que había perdido mi camioneta y esa era mi vida. Yo con ella me movía, podía disfrutar de las cosas salir y estar acompañada, recorrer el campo, los ríos” agregó Álvarez.
Motivada por su familia y amigos, Glenda comenzó su proceso de recuperación pasando más de 100 días en su cama de Mulchén, pues “para el hospital es muy difícil cuidar a una persona como yo así que es mejor estar en casa”.
Entre las ideas para poder comprar una camioneta para una persona tetrapléjica surgieron las completadas, los bingos en Santiago y Mulchén además ventas de garage y donaciones.

Glenda vive sola, con dos nanas en la casa que heredó de su padre, que para peor, murió hace dos semanas. Por sus fracturas no pudo ir a su funeral, lo que trata de pasar junto a su amigo y sobrino Benjamín.

 

“Con él pasamos la vida, es fundamental en mi vida, es el ángel que todos quisieran tener” dijo la señora de 54 años.

Respecto de la últimas actividad Glenda explicó que “mi hermana es amiga de la dueña de “La tienda alba”, ella donó la camiseta y consiguió las firmas de todo el plantel de Colo Colo 2017 y me dicen que si sale campeón la camiseta costará más”.

Por eso está en remate para poder juntar el último dinero que me falta para mi camioneta.

LAS FRACTURAS


Tras el accidente de este año, Glenda se fracturó la clavícula, las costillas, ambos tobillos, tibia y peroné derecho y la rodilla del mismo lado.

Su recuperación ha sido asombrosa y se ha extendido más de lo normal por su condición de prostrada.

Hoy está a días de ser dada de alta y ya ha comenzado a recorrer su pueblo, Mulchén.


Cualquier información puede comunicarla al fono 99096553 (no usa WhatsApp)

Visto 86 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas








edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Cuál es la radio local que más escucha?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook