Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Domingo 19 de Noviembre de 2017
ver +
OPINIÓN
Fecha: 14-11-2017
El fin del convenio de 1958
Roberto Poblete. Diputado
Publicado por LESLIA JORQUERA, LaTribuna

“Tras asumir como diputado nos sumamos a esa lucha y hemos sido parte de cada una de las instancias de participación que dice relación con este tema”.

 

Un importante avance que podría salvar a la región del Biobío y a parte importante del país -porque no decirlo- está ad portas de concretarse luego de largos años de estudio, análisis, diálogo y de perseverancia por parte de quienes han defendido su postura e intereses pero también han sabido ceder en el momento justo y por el bien de todos.

 

Hablo de la sustentabilidad del sistema Laja, cuyo uso se rige por el “Convenio de 1958” que si bien ya brindó utilidad, de respetarse a cabalidad otorgando a plenitud los derechos allí establecidos, no permitiría al cuerpo lacustre resistir una temporada más.

 

Por décadas, aunque en los últimos siete años con más fuerza, los regantes han insistido en la necesidad de derogar dicho convenio, porque se encuentra desactualizado y obsoleto, por lo que requería con urgencia un cambio que haga justicia a las actuales condiciones de nuestro Lago Laja.

 

Tras asumir como diputado nos sumamos a esa lucha y hemos sido parte de cada una de las instancias de participación que dicen relación con este tema y que en las últimas semanas nos llevaron dos veces en menos de un mes al Ministerio de Obras Públicas para darle continuidad con el propio jefe de la cartera a las conversaciones y mesas de diálogo que signifiquen la concreción de este anhelo, ojalá antes del término de este gobierno.

 

Ayer fuimos convocados por profesionales de Obras Hidraúlicas en la Gobernación de Biobío, quienes nos entregaron un diagnóstico del Lago Laja y a su vez, nos dieron luces del contenido de este nuevo convenio que incorpora un concepto fundamental: ahorro de agua para el lago, es decir, se destinará una cuota para riego y otra para generación, pero un porcentaje no podrá tocarse, salvo casos de extrema emergencia.

 

Esto porque en los últimos años se ha constatado una preocupante disminución de las precipitaciones líquidas y sólidas. En 1958 se disponía de 64 metros cúbicos por segundo para la recuperación del lago, en la actualidad podemos contar sólo con 54,5. Esto da paso a otro aspecto fundamental, que dice relación con distribuir el recurso en base a la disponibilidad real y no a los derechos establecidos hace casi seis décadas.

 

Sin duda este es un avance, porque además se respetarán los derechos de los primeros regantes y se comienza a pensar también en Los Saltos del Laja, principal postal turística de Biobío que igual forma requiere se le garantice un caudal y de paso, se incorpora el término de sustentabilidad ecológica y medioambiental. Hicimos notar la ausencia que, expresamente se reconozca el derecho al consumo humano.

 

Así es como se avanza y hay que detenerse para valorar y aplaudir este paso que tanto costó. Sabemos que se requiere con urgencia también una junta de vigilancia y es ahí donde el gobierno está llano al acuerdo, pero ahora se necesita que los privados se pongan de acuerdo.

 

Felicitamos a todos quienes hicieron su mejor esfuerzo para alcanzar este tan importante acuerdo, a la sociedad civil, al equipo técnico de la mesa del agua donde destacamos el trabajo de los regantes, a los canalistas, a la empresa privada, a los ambientalistas y a los comerciantes.

 

Permítanme una felicitación especial para la mesa del agua, para nuestros funcionarios públicos por su magnífico trabajo y a las autoridades de nuestro gobierno encabezadas por el ministro Alberto Undurraga; a nuestro gobernador, nuestro intendente y a nuestros parlamentarios. Por su permanente disposición al diálogo con las organizaciones y su empeño en resolver este problema tanto tiempo postergado.

 

Este convenio nos muestra la manera como seres humanos del siglo 21, en forma inteligente, pueden y deben organizarse para proteger nuestro territorio y el agua, que es nuestra vida, de todas maneras!

 

Roberto Poblete.
Diputado

 

Visto 109 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas








edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Cuál es la radio local que más escucha?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook