Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Domingo 19 de Noviembre de 2017
ver +
JUDICIAL
Fecha: 09-11-2017
FUE ACUSADO DE MICROTRÁFICO
Absuelto quedó sujeto sorprendido con droga y dinero en Terminal Rodoviario
El Tribunal Oral en Lo Penal de Los Ángeles decidió que Christian Andrés Espinoza Gómez de 30 años no era culpable del delito de tráfico de estupefacientes en pequeñas cantidades. El 22 de septiembre del 2016 había sido detenido por la PDI con 36 envoltorios de marihuana y otra bolsa con la misma sustancia del tipo prensada.
Publicado por Juan Pablo Vergara, LaTribuna

Absuelto del delito de tráfico de estupefacientes en pequeñas cantidades, más conocido como microtráfico, quedó un hombre de 30 años que el 22 de septiembre del año pasado fue sorprendido en el Terminal Rodoviario de Los Ángeles con 36 envoltorios de marihuana y otra bolsa con la misma droga, pero prensada, además, de dinero en efectivo y otros elementos.

 

En aquella oportunidad el hallazgo fue realizado por tres funcionarios de la Brigada Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones (PDI) de Los Ángeles, quienes con la ayuda de un perro adiestrado para olfatear este tipo de sustancias, descubrieron entre las pertenencias del sujeto, que se encontraba sentado en una butaca a la espera de viajar en un bus, las dosis antes descritas.

 

El absuelto del delito, identificado como Christian Andrés Espinoza Gómez, fue liberado por los integrantes del Tribunal Oral en Lo Penal de Los Ángeles de recibir una pena que pudo haber llegado a los 3 años de presidio como solicitaba la fiscalía local.

 

Durante el juicio, que partió este jueves pasadas las 11:30 horas y se extendió hasta las 13:30 horas en el Juzgado de Garantía de Los Ángeles, declararon como testigos, citados por la Fiscalía, los tres funcionarios de la Brigada Antinarcóticos de la PDI que desarrollaron el procedimiento policial que culminó con la detención del ahora absuelto del delito de microtráfico.

 

Además, el fiscal a cargo del caso exhibió fotografías y aportó antecedentes que apuntaban a sustentar la acusación en contra del acusado, pruebas que al término de la audiencia fueron desestimadas por los jueces que integraron el tribunal, quienes decidieron acoger los argumentos de la defensa que en todo momento alegó que su representado era un consumidor habitual de marihuana desde los 14 años, por ende, no correspondía acusarlo de microtráfico sólo por portar la droga.

 

Por parte de la defensa declararon como testigos el mismo imputado que luego salió absuelto y su pareja con quien convive en Chillán.

 

Conocido el veredicto de los jueces de inmediato un sentimiento de satisfacción se apoderó del procesado y su defensa.

 

“Estaba siendo acusado de microtráfico, siendo que soy un simple consumidor”, declaró en forma escueta y sonriente al término de la audiencia Christian Espinoza.

 

Mientras que su abogada, la Defensora Penal Pública de Los Ángeles, Dalila Galleguillos, expresó que “la absolución de mi representado  entendemos que es conforme a derecho, fue lo que solicitó desde su oportunidad en su alegato de apertura la defensa, siempre tuvimos la convicción de que los antecedentes que se contaban en la carpeta de investigación no eran suficientes para probar el delito de microtráfico y, principalmente, porque ha sido asentado por nuestra Corte Suprema que es necesario la lesividad del bien jurídico protegido por parte de la Ley 20.000, que en este caso es la salud pública. Fue claro el fallo al señalar que el informe que presenta el Ministerio Público no es un informe que decía relación con la droga específicamente incautada a mi representado, sino más que un informe toxicológico tipo”.

 

El fiscal persecutor del caso también fue consultado previo al inicio de la audiencia si es que se iba a referir sobre el asunto una vez conocido el dictamen, sin embargo, adelantó que no iba a realizar declaraciones.

 

ADQUISICIÓN DE LA DROGA

El acusado durante su declaración contó que la droga la adquirió en la comuna de Mulchén, mientras disfrutaba de unos días de descanso con motivo de Fiestas Patrias el 2016 en casa de familiares. Como reconoció que era un consumidor habitual desde los 14 años, por aquello días decidió hacer una compra a un proveedor que le ofreció una especie de “combo”, según describió, es decir, por un determinado precio, llevarse no sólo la cantidad solicitada, sino, además, otro poco de dosis del tipo prensada.

 

Además, comentó ser padre de un hijo y vivir con su pareja en Chillán, donde trabajaba, actividad que le permitía obtener un ingreso mensual superior a los 400 mil pesos.

Visto 96 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas








edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Cuál es la radio local que más escucha?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook