Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Domingo 25 de Febrero de 2018
ver +
EDITORIAL
Fecha: 06-02-2018
Pavimentación rural: el desarrollo que no llega
La provincia no quiere más soluciones parches. El matapolvo es la medida más fácil y ya no es suficiente. Conectividad es calidad de vida por donde se le mire y más aún, es dignidad. Eso es clave.
Escuchar Noticia!
Publicado por LESLIA JORQUERA, LaTribuna

Matapolvo. Esta es la solución masiva que reciben los habitantes de los sectores rurales de la provincia en los meses de verano, producto que en los caminos rurales, se genera gran cantidad de tránsito y la polvareda daña los cultivos, ensucia la ropa y contamina las viviendas.

 

La promesa de la pavimentación es muchas veces un elemento que se utiliza mucho en las campañas municipales, parlamentarias y presidenciales, pero en reiterados casos, jamás se concretan.

 

En cifras de 2017, la región del Biobío tiene más de 5.679 kilómetros de ripio y 1.442 de tierra que requieren pavimento y este indicador, lidera negativamente a nivel nacional.

 

El país se está perfilando en los últimos años como una potencia agroalimentaria y para ello la pavimentación es clave. Lo mismo en el negocio forestal. La falta de inversión pública, recae en grandes problemas sociales, ya que el traslado de madera, frutas y verduras, genera un tránsito incómodo para los vecinos. Eso es una realidad.

 

Si bien es imposible que el próximo gobierno, logre satisfacer toda la demanda existente de pavimentación rural, al menos se debe comenzar con los caminos claves para el progreso, como la ruta Q80 que une Mulchén con Negrete, o Los Copihues que conecta la ruta Q61R con la Ruta 5 por Duqueco, la ruta Q-15 por todos los campings del Salto del Laja, hasta el camino a Pedregal y tantos otros que forman parte de una lista casi interminable, que no tienen el progreso que llega a la provincia.

 

La misión por lo tanto, cuando se habla de buscar los mecanismos estatales para mejorar la calidad de vida de las personas, para que no sigan pasando 10, 20 o hasta 30 años en reuniones soñando con un camino que nunca llega.

 

Es una necesidad de los habitantes, de los emprendedores, del sector agrícola, del rubro forestal y tantas otras empresas que se podrían potenciar con un poco de cemento.

 

Claramente son costos altos, pero hoy nuestra región tiene recursos importantes para priorizarlos además de los fondos sectoriales de los ministerios. Una tarea de los parlamentarios que con su noble gestión podría permitir a la zona dar un salto importante.

 

La provincia no quiere más soluciones parches. El matapolvo es la medida más fácil y ya no es suficiente. Conectividad es calidad de vida por donde se le mire y más aún, es dignidad. Eso es clave.

 

Visto 147 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas







edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿CREE QUE LA PROVINCIA DE BIOBÍO PUEDE CONVERTIRSE EN POLO DE ENERGÍAS RENOVABLES PARA EL PAÍS?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook