(X)
Los Ángeles, Martes 13 de Noviembre de 2018
ver +
REPORTAJES
Fecha: 06-07-2018
HIDROELÉCTRICAS, REGANTES Y OTROS SECTORES
Junta de Vigilancia del Biobío: El inicio de buenas proyecciones
La instancia tiene por finalidad resguardar el buen uso de las aguas del principal caudal de la región y el más grande del país.
Escuchar Noticia!
Publicado por JUAN PABLO VERGARA, LaTribuna

Tras varios intentos anteriores, aparentemente, hoy en día se está más cerca que nunca que una junta de vigilancia que resguarde el buen uso de las aguas de la cuenca del río Biobío pueda ver la luz.

 

Al menos esa es la sensación que dejó una reciente reunión a la que asistieron representantes de distintos sectores involucrados en el tema: Dirección General de Aguas (DGA), hidroeléctricas, asociaciones de regantes, sanitarias, municipios y universidades, entre otros.

 

Acerca de los resultados concretos que arrojó este encuentro de coordinación, realizado en el Hotel La Turbina de la comuna de Negrete, el administrador de la Asociación de Canalistas del canal Biobío-Negrete, Juan Vallejos, explicó que desde el punto de vista legal ya se hizo una declaración de principios.

 

CONSTITUCIÓN DE LA JUNTA

“Después viene una recopilación de antecedentes legales respecto de los titulares de derechos de aprovechamiento. Posteriormente, viene una revisión por parte de la Dirección General de Aguas para poder conformar la junta y seguir los pasos que dice el Código de Aguas para constituirla. Creo que en un plazo de uno o dos años nosotros debiésemos tener esto constituido”, aseveró.

 

Vallejos aclaró que de acuerdo a las disposiciones legales del Código de Aguas la Junta de Vigilancia tiene que estar constituida sólo por los titulares de derechos de aprovechamiento, por lo cual hubo actores que no fueron invitados a participar de la reunión.

 

“El sector turístico, los servicios ambientales y otros que utilizan el agua y que son tremendamente importantes van a ser considerados, pero no forman parte de la convocatoria administrativa que va a tener la Junta; sí van a formar parte de las decisiones a futuro, en la forma de cómo administrar la Junta de Vigilancia”, precisó.

 

Así también reconoció algunas ausencias, como las empresas forestales, las cuales fueron convocadas a participar de la instancia, debido a que consideran que sí tienen mucho que decir con respecto al uso del agua. A pesar de ello, el administrador de la Asociación de Canalistas del canal Biobío-Negrete calificó la convocatoria como “extraordinaria”.

 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

En general, los asistentes a esta primera reunión de coordinación comentaron las ventajas y desventajas que ofrece el participar de una Junta de Vigilancia. Por ejemplo, el jefe zonal para Los Ángeles de Central Frontera, empresa interesada en construir un central de pasada en el sector San José de Biobío, Claudio Ravanal, destacó que la instancia permitirá asegurar la calidad y cantidad de agua a utilizarse desde el río, tanto en la actualidad como en escenarios futuros, donde se prevé una mayor falta de disposición del recurso producto de la sequía u otros fenómenos naturales.

 

“Nuestra central es una que no tiene regulación de caudal, por lo menos, los caudales que tenemos por derechos de agua son fijos, tenemos mínimos técnicos, lo que nos permite operar en mínimos técnicos bajos y eso asegura un tema de calidad, tanto de energía como calidad de agua, y este tema en sí de la Junta de Vigilancia para nosotros nos viene como anillo al dedo”, afirmó.

 

“Como todas las operadoras de centrales, el tener pequeñas compuertas nos asegura también un tema de disponibilidad del caudal o aseguramiento de un volumen importante de agua para asegurarle a los regantes que tengan una fuente permanente para sus canales de regadío”, añadió.

 

Para el asesor legal de Colbún, Federico Larraín, la importancia en la creación de la junta radica en la posibilidad de contar con un interlocutor válido “en todos los problemas que pueden generarse en la cuenca. Nosotros queremos tener la mejor disposición con todos los titulares de los derechos consultivos”.

 

“Nosotros como titulares de derechos consultivos y dueños de una central hidroeléctrica, poder conformar una junta ahora que no hay conflicto y que las relaciones son buenas resulta favorable, previendo que a futuro pueden surgir algunos problemas, para lo cual tenemos que estar preparados”, opinó.

 

Sobre las desventajas a las que se exponen los titulares de derechos de aprovechamiento sobre una cuenca hidrográfica, al no participar de una junta de vigilancia, se refirió el responsable de la Unidad de Negocios Sur de Enel Generación Chile, Fernando Vallejos, quien antes de llegar a Biobío se desempeñó en la región del Maule, donde la empresa para la cual trabaja cuenta con instalaciones.

 

“Me tocó vivir momentos en que nuestra empresa no pertenecía y eso nos provocaba conflictos, pérdidas de energía, pérdidas económicas (…) como miembro de una junta de vigilancia, nos vamos a ahorrar mucho, nos va a ir bien y vamos a poder sortear todo tipo de obstáculos”, subrayó.

 

“En Maule se da mucho de que allá hay escasez hídrica, entonces no había relaciones de confianza, había sospechas de que alguien se estaba aprovechando del agua, de que estaba haciendo algún mal uso, de que se estaba engañando y eso provocó que hubiera, efectivamente, roces entre vecinos”, contó el representante de Enel Generación Chile.

 

“Me tocó vivir manifestaciones, barricadas, por supuestos, por cosas que podemos evitar perfectamente si es que nos entendemos y vemos que realmente no hay nada extraño detrás, y nos conocemos mutuamente, cuáles son nuestros negocios y como utilizamos el agua”, agregó.

 

CARRETERA HÍDRICA

El ex presidente de la Asociación de Canalistas Biobío-Negrete, Gastón Meinet, participó de los primeros intentos por conformar una junta de vigilancia para el río que le da el nombre a la región.

 

“Hace 15 años atrás tratamos de hacer lo mismo y no nos resultó, porque en aquel entonces los derechos consultivos con los no consultivos no comulgaban para nada”, recordó.

 

A pesar de ello, dijo, la idea siempre permaneció, destacando que actualmente las condiciones se presentan muy favorable para alcanzar el objetivo. “Hoy día las empresas eléctricas han entendido que tenemos que compartir todas las divergencias y creemos que es necesario para la cuenca que estemos de acuerdo y trabajemos a futuro”.

 

En ese sentido, Meinet avizoró que uno de los peligros a los cuales se pueden ver enfrentados los dueños de derechos de agua del Biobío es la denominada “carretera hídrica”, proyecto que contempla la construcción de un gran canal que lleve agua desde esta región al norte.

 

“Eso no cabe, no existe esa agua, aquí en la zona tiene muchas zonas en el secano que se pueden regar y esas aguas se pueden ocupar. No hay sobra de agua como dicen los del norte. Ese es tal vez el peligro más cercano que vemos”, enfatizó el ex presidente de la Asociación de Canalistas Biobío-Negrete.

 

“El hecho que estemos todos constituidos como junta, vamos a hacer una tremenda fuerza, la junta de vigilancia tiene mucho poder, por lo tanto, vamos a poder enfrentar esos casos a futuro”, sostuvo.

 

En tanto, el director regional de Aguas del Biobío, Mauricio Melo, exteriorizó su confianza de que la instancia se constituya en el corto plazo.

 

“Siempre hay una primera vez, cuesta mucho ponerse de acuerdo entre varios usuarios para la formación de una junta que regule y distribuye la cuenca, sin embargo, esta es la primera instancia y se valoran los esfuerzos”, comentó.

 

“Para la Dirección General de Aguas es vital que exista una junta de vigilancia en cualquier cuenca (…) El mejor administrador de los recursos es el tenedor del derecho de aprovechamiento y no el Estado”, puntualizó.

 

El jefe regional de la DGA explicó que hoy en día al existir un caudal considerable del río no se suscitan mayores conflictos entre los distintos intervinientes, sin embargo, advirtió que más adelante, cuando las condiciones cambien, si pueden llegar a generarse pleitos en la distribución a causa del mal manejo del recurso.

 

“Se pueden prever distribuciones no de acuerdo a derecho, es decir, cantidades diferentes de acuerdo a los derechos en cada una de las bocatomas existentes dentro de la cuenca (…) Espero que esto llegue a puerto en el más breve plazo y que tengamos una junta de vigilancia en el Biobío, uno de los ríos más grandes de Chile”, concluyó.

 

Visto 513 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas




edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Usted apoya la ley Aula Segura?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook

emisoras.cl