(X)
Los Ángeles, Domingo 23 de Septiembre de 2018
ver +
COMUNAS
Fecha: 10-08-2018
Cordón Trikauko: donde canta el agua en Santa Bárbara
Un sector lleno de cumbres y paredes sin escalar perteneciente a la Cordillera de Los Andes, con zonas nuevas por descubrir y una leyenda de antología.
Escuchar Noticia!
Publicado por GONZALO MELLER, LaTribuna

A 100 km aproximadamente al este de la ciudad de Santa Bárbara se encuentra todo un cordón montañoso, que en todo su recorrido lleno de bosque nativo siempre verde, bellas caídas de agua y un entorno natural, son la combinación ideal para conectar todos los sentidos de los amantes de la naturaleza.

 

El sector presenta zonas inaccesibles ya sea por su dificultad natural, o porque el hombre no se ha atrevido a recorrer.

 

Esta pequeña cordillera, de montañas escarpadas y roca tipo granito, cuenta con muchas lagunas alpinas y ríos torrentosos que bajan de empinados valles rodeados de hermosos pero densos bosques nativos.

 

El cordón nace en la Sierra Velluda, que es la cumbre más alta de la región del Biobío, compartida por las comunas de Antuco, Quilleco, Santa Bárbara y Alto Biobío.

 

La comuna de la miel posee la cara sur que corresponde al lugar donde se puede apreciar el glaciar San Lorenzo, el más grande que posee la región, con 24 hectáreas de gruesas masas de hielo recristalizadas por la acción de la nieve mostrando un hermoso camino a su paso.

 

A este potencial turístico se suma un complejo volcánico, que tras su erupción generó una rica geografía, visible desde la Sierra Velluda.

 

Otra zona destacable de la Sierra Velluda por la cara sur, son las termas de Quilaquín, donde su belleza se complementa con los bosques más antiguos del planeta, imponentes, con una historia de lucha donde se han negado a desaparecer. Las araucarias.

 

También encontramos en estos más de cien kilómetros de Cordón Andino que terminan en el Biobío, la cordillera la Pepa, en las cercanías donde hoy se ubica el santuario de Sor Teresa de Aguas Blancas.

 

Este cordón montañoso tiene varias características, una de ellas es que cuenta con más de diez enormes y esplendorosas lagunas cordilleranas, donde realmente se puede “sentir cantar al agua”.

 

En estas maravillas que se pueden apreciar cuando se fija la mirada hacia la cordillera de Antuco, hay que destacar que poseen una impresionante leyenda de antología, que le otorga un misticismo y relación a la zona, ya que como cuenta la historia pehuenche del Caicaivilú la lengua de esta majestuosa serpiente de tierra es la laguna Laja, su cabeza es la Sierra Velluda, sus dos cumbres son sus cuernos y, su cuerpo está extendido por todo el cordón Trikauko que finaliza con su cola en el lugar más angosto del río Biobío.

 

Este sector se puede visitar en una primera instancia, a través de Parque Laguna del Laja, en especial ahora que se acerca la primavera por el sendero cercano a las Chilcas.

 

Por ese sector se puede subir y llegar hasta Sierra Velluda, ese es un sendero que está habilitado de mediana dificultad, cuenta con expertos para guiar a los que se atrevan enfrentar la cabeza de la serpiente.

 

El otro acceso es por Santa Bárbara, a través de los operadores autorizados para subir a la alta cordillera, que cada vez los privados siguen habilitando los pasos para generar instancias de turismo.

 

Hay que destacar que cada vez se trabaja más en el sector para darle una importancia a la provincia, que cada vez se quiere extender más para proteger toda la zona boscosa y sus inmediaciones como gran reserva de la biosfera.

 

Este espacio de una belleza impresionante, es un potencial turístico que tiene grandes posibilidades de desarrollar una oferta física sostenible.

Visto 576 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas




edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Saldrás de vacaciones este fin de semana patrio?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook

emisoras.cl