(X)
Los Ángeles, Viernes 16 de Noviembre de 2018
ver +
REPORTAJES
Fecha: 07-09-2018
EL DRAMA DE QUIENES HAN CONVIVIDO CON ELLAS
Termitas subterráneas: la plaga que acabó con la tranquilidad de mil 400 familias
Un total de siete poblaciones del sector Industrial de Nacimiento padecen desde hace 12 años los destructivos efectos de esta población de isópteros, cuyo exterminio depende de la aprobación de 800 millones de pesos por parte del Gobierno Regional.
Escuchar Noticia!
Publicado por JUAN PABLO VERGARA, LaTribuna

Conocida por su Fuerte Histórico -fundado en 1603-, por su planta de celulosa y su alfarería, la comuna de Nacimiento ha hecho noticia en el último tiempo, más que por sus bondades, por una plaga de termitas que acecha a siete poblaciones.

 

Cuenta el Antiguo Testamento que 10 plagas cayeron sobre Egipto. Aquí se trata sólo de una, pero que ya lleva 12 años atacando a más de mil hogares, emplazados en lo que se conoce como sector Industrial.

 

Precisamente, esta área de la comuna resultó inundada en el invierno del 2006, luego que se desbordara el río Biobío. Una vez superada la emergencia, apareció la indeseada colonia de isópteros, especie de insectos que se alimentan de la madera y que en el mundo de la ciencia también son conocidas como polillas u hormigas blancas.

 

Con este indeseado huésped han tenido que convivir alrededor de mil 400 familias estos últimos años, según estimaciones del municipio local, aunque los propios afectados cifran el número de viviendas dañadas por acción de este bicho en más de 2 mil 500.

 

No es casualidad que en el sector afectado por esta plaga un buen número de casas ya hayan sido reconstruidas con cemento, pese a lo cual el problema no se termina, puesto que la solución al mismo requiere de una intervención mucho más profunda.

 

PISO COMO COLUMPIO

La zona infectada incluye a las poblaciones Lautaro, El Progreso, Cardenal Silva Henríquez, Cuarto Centenario, Nueva Vida, Las Araucarias y Entre Ríos. En esta última vive Patricia Arriagada con su marido y sus tres hijos.

 

La mujer contó que compraron la propiedad hace cinco años con la ayuda de un subsidio. Antes arrendaban en otro pasaje cercano, también infestado de termitas, las que, para mala fortuna de ellos, siguieron acompañándolos.

 

La casa que adquirieron y que habitan hoy en día consta de dos pisos, el primero, hecho con concreto, y el segundo, con madera. Este último, al recorrerlo, presenta evidentes muestras de lo que son capaces de causar las larvas que invadieron este poblado sector de Nacimiento.

 

En el segundo nivel, el cuarto donde dormía una hija de siete años, tanto el piso como las paredes están totalmente carcomidos por acción de estos insectos. “Estuvo durmiendo un tiempo, después la sacamos de aquí, porque esto se hace como columpio”.

 

ENDEUDARSE PARA VOLVER A EMPEZAR

Muy cerca de ahí, en el pasaje 1, casa 47, de la población Entre Ríos vive Angélica Valdebenito. Ella actualmente es la tesorera de la junta de vecinos del sector y contó que para poder reconstruir su hogar, tras la inundación del 2006, tuvo que endeudarse, financiando todo sin ningún subsidio.

 

“Cuando nos inundamos conseguimos un préstamo para comprar materiales. Los hijos estaban estudiando, y tenía uno solo que trabajaba, él nos ayudaba a aportar un poco para poder subsistir en la casa, porque igual fue bien dramático vivir después de la inundación, donde uno pierde todo, aparte del tema de las termitas”, relató.

 

Recordó que por entonces su esposo trabajaba como jornalero y ella, viendo que los recursos no alcanzaban, decidió comenzar a laborar como asesora de hogar. “Nosotros pedimos 1 millón de pesos y pagamos tres”.

 

Con lo reunido lograron levantar un nuevo hogar, esta vez, edificado en cemento, pese a lo cual siguen padeciendo los efectos de la plaga que se tomó el lugar donde han vivido toda la vida.

 

“Las termitas se comen todo. De hecho, mi casa no es tan nueva, pero tengo construcciones nuevas y ya están las termitas ahí. Esta semana estuvimos pintando con mi esposo (…) y ya se están comiendo la pintura, en dos días”, aseguró Angélica.

 

Explicó que por seguridad, en caso de una nueva inundación, optaron por ampliarse hacia arriba, construyendo un segundo piso, el cual, por un tema de recursos, tuvieron que hacerlo de madera.

 

“No nos alcanzó. De hecho, hicimos la parte sólida abajo y más o menos grande, pero igual después pensamos que si nos inundábamos de nuevo teníamos una partecita donde meter las cosas”, indicó.

 

“Personalmente, yo ya no lucho por mí, sino que por mis vecinos, porque hay casas que están viviendo, prácticamente, con las termitas. Ellos se levantan con las termitas al lado. En cambio, mi casa es nueva y hace poco no más que comenzaron a salir de nuevo”, agregó.

 

A LA “BATUTA” DEL TEMA

La presidenta de la junta de vecinos de la población Entre Ríos es María Lagos. Ella ha sido fundamental para lograr que las autoridades hayan tomado conciencia de la situación. “No se daban cuenta del problema, nosotros golpeábamos puertas, pero como no se sabía el problema, las autoridades miraban para arriba y para abajo y ahí quedábamos”.

 

La dirigenta, quien calculó en cerca de 230 las viviendas afectadas sólo en su sector, describió las incomodidades por las que han debido pasar a causa de la plaga que cayó sobre ellos.

 

“Es asqueroso, porque a veces uno levanta una planta y ahí están, levanta una tablita y ahí están. Por ejemplo, cuando llegaban visitas lo primero que decían era que uno era cochina, porque los gusanos andaban ahí. Ahora todos saben que son termitas”, manifestó.

 

En su situación, a pesar de haber obtenido un subsidio para construcción en sitio propio, igual tuvo que optar a un crédito para poder edificar de mejor forma su nuevo hogar. Esto, hace ya tres años.

 

En aquella época, contó, su marido trabajaba como chofer, conduciendo un colectivo. “Yo también busqué otra alternativa de trabajar en la feria, para poder empezar a juntar dinero, para hacer algo”.

 

“A nosotros nos costó mucho sacar un subsidio para que nos hicieran la nueva casa, así muchos vecinos se aburrieron, porque fueron años en que llegaba una constructora y cuando ya veían el problema no querían estar”, recordó.

 

Otra dificultad que los complica como vecinos, dijo, es la restricción que existe para determinadas zonas del sector Industrial, de volver a construir viviendas en el área, a raíz de lo sucedido el 2006.

 

“Por eso es tan importante que levanten esta prohibición, porque el problema de las termitas ya esta caminando, hay un proyecto, seguramente, el alcalde ya les dijo. Saliendo ese proyecto, todas las casas van a ser beneficiadas, pero este otro problema que tenemos con tres poblaciones es difícil, porque, sin eso, los vecinos no pueden hacer sus casas de nuevo”, subrayó.

 

PROYECTO EN CURSO

El alcalde de Nacimiento, Hugo Inostroza, repasó con Diario La Tribuna FinDe las acciones que como municipalidad han estado realizando junto con los directamente afectados, para enfrentar y dar una solución al problema.

 

“Cuando asumimos el cargo, hace casi seis años, comenzamos a abordar la problemática con los vecinos. Luego que hicimos gestiones con el SAG, con la seremi de Salud, con la Intendencia Regional, con la seremi y el ministro de Vivienda de ese entonces, empezamos a buscar soluciones al problema que afectada al sector Industrial. Y nos dimos cuenta, al poco andar, que no había una política de Estado que enfrentara la solución de este problema”, repasó.

 

La autoridad explicó que la especie de termita que infectó el lugar se le conoce como subterránea y es una de las que más daño causa, no de tipo sanitario, pero sí a las viviendas de madera.

 

“Con los años logramos un apoyo concreto en una reunión con el subsecretario de Agricultura, en Santiago, quien nos dijo que conocía una experiencia, donde el Instituto Forestal (Infor), dependiente del Ministerio de Agricultura, logró resolver un tema similar en la ciudad de Viña del Mar. Ahí tuvimos el primer dato real de intervención de Agricultura a través de Infor, con una empresa internacional, que logró en un proyecto presentado al GORE (Gobierno Regional), con recursos del GORE, poder instalar cebos y poder eliminar las termitas que infectaban un sector de Viña del Mar”, contó Hugo Inostroza.

 

A partir de aquello, indicó, elaboraron un plan de trabajo que incluyó el asesoramiento de organismos como el Infor, que permitió la confección de un proyecto que fue presentando durante el 2017 al Gobierno Regional del Biobío y que se encuentra a la espera de obtener la recomendación técnica por parte del Ministerio de Desarrollo Social, para luego acceder a la aprobación de fondos que permitan ponerlo en ejecución.

 

“Nuestro proyecto quedó admisible en diciembre del año pasado y pasó a revisión en mayo o junio de este año, luego de la visita del intendente a la comuna”, comentó el alcalde de Nacimiento.

 

“Nosotros recorrimos cada una de las mil 400 viviendas que están en el sector, con funcionarios nuestros, identificando que lugares o casas tenían termitas. Hicimos un catastro y establecimos que el 60 por ciento del sector está infectado”, detalló el jefe comunal.

 

“Hoy día tenemos un gran número de viviendas inhabitables, o sea que no se puede vivir ahí, porque están tan dañadas con las termitas, que la única alternativa nuestra es poder postular a nuevas viviendas”, agregó.

 

En ese sentido, destacó que con recursos municipales se ha logrado reparar algunas viviendas y también postular para la construcción de otras nuevas.

 

“Lo más relevante que se ha hecho en el sector industrial es levantar un proyecto, una iniciativa que costó mucho generarla, porque no ha política de Estado que ataque estos temas”, recalcó.

 

“Hoy día hay una prohibición en el sector, de seguir construyendo viviendas nuevas, lo que estamos haciendo es postular recursos para mejoramiento de viviendas, que son programas especiales”, corroboró Inostroza.

 

El proyecto que promete solucionar de raíz el problema que afecta al sector Industrial de Nacimiento tiene un costo de 800 millones de pesos, recursos que el municipio espera sean aprobados dentro del año, para así, a contar del 2019 poder iniciar la ejecución del mismo, consistente en la instalación del cebo o veneno que, según los expertos, logra erradicar para siempre el tipo de termitas, con las cuales conviven desde hace 12 años mil 400 familias del sector Industrial de Nacimiento.

 

Visto 68 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas




edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Usted apoya la ley Aula Segura?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook

emisoras.cl