Al parecer tienes el javascript deshabilitado, favor activarlo para visualizar el contenido del sitio.
Los Ángeles, Domingo 19 de Noviembre de 2017
ver +
EDITORIAL
Fecha: 09-11-2017
La visita del Papa
 Tratemos como sociedad de comenzar a tener un cambio de mentalidad. De buscar el lado bueno de las cosas. Algunos lo llaman el “vaso medio lleno”. Busquemos los elementos que nos unan y que generen aporte para nuestra sociedad y no sólo situaciones que nos dividan. Sólo con un Chile unido de verdad, se pueden lograr grandes cosas. Lo demás, nada aporta.
Publicado por LESLIA JORQUERA, LaTribuna

El próximo mes de enero, el Papa Francisco, arribará a nuestro país, a 31 años de la visita de Juan Pablo II.

 

Los medios de comunicación y la opinión pública, lamentablemente, han estado cargados de críticas a la visita del máximo representante de la Iglesia Católica. Esto, por los altos costos que requiere su estancia en Chile. Aunque es importante señalar que no son para darse lujos, ya que estos dineros están destinados a los escenarios, la logística, seguridad, entre tantos otros elementos que se realizan para muchas visitas importantes.

 

Un grupo de personas, radicales y viscerales, se han puesto en una actitud muy déspota ante una visita de un ser humano, que, piense como usted piense, no viene a entregar un mensaje de odio, si no que todo lo contrario e, independiente de los credos religiosos que pueden profesarse, busca dejar una reflexión de esperanza, de amor y de unidad, algo que sin lugar a dudas a nuestro país le hace falta.

 

El Papa llega como representante del Vaticano, es una visita oficial. Por lo tanto, cuestionar los costos de la producción, es desconocer cómo funcionan los eventos de esta magnitud.

 

No cabe duda que la visita oficial de los jefes de estado, como Barack Obama el 2011, han tenido costos que podrían sorprenderlo.

 

Hoy más que nunca, nuestro país necesita que personas como el Papa Francisco, nos visiten. En los últimos años, la sociedad se ha polarizado demasiado en materia ideológica y social. Nuestra clase política, no ha colaborado en tener un país más unido y con una actitud positiva. Es cosa de ver los debates presidenciales o el comportamiento de los parlamentarios.

 

Por su parte, la sociedad en desarrollo, es decir, los niños y adolescentes, están muy carentes de valores. Los padres trabajadores, han debido muchas veces, sacrificar valioso tiempo con sus hijos, por darles calidad de vida, dejando de lado, sin querer, los momentos de traspaso de elementos positivos, como el amor, las responsabilidades y el afecto.

 

Tratemos como sociedad de comenzar a tener un cambio de mentalidad. De buscar el lado bueno de las cosas. Algunos lo llaman el “vaso medio lleno”. Busquemos los elementos que nos unan y que generen aporte para nuestra sociedad y no sólo situaciones que nos dividan. Sólo con un Chile unido de verdad, se pueden lograr grandes cosas. Lo demás, nada aporta.

 

Si no le agrada la visita del Papa, guarde silencio. Respete a quienes ven en él un instrumento de paz para la humanidad. Lo mismo cuando nos visiten representantes políticos o religiosos que no van de la mano con nuestro pensamiento. Tolerancia. La predicamos mucho, pero no la practicamos.

 

 

Visto 62 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas








edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Cuál es la radio local que más escucha?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook