(X)
Los Ángeles, Martes 13 de Noviembre de 2018
ver +
NUESTRA GENTE
Fecha: 04-05-2018
José y Blanca: 65 años de amor en Huépil
Durante estas semanas la pareja celebró sus bodas de platino rodeados de toda su gente.
Escuchar Noticia!
Publicado por Sebastián Díaz, LaTribuna

José Córdova Vega y Blanca del Rosario son un matrimonio muy poco común tanto en la provincia de Biobío, como en Chile y es que no muchos han llegado a concretar ni más ni menos que sus bodas de platino, es decir, 65 años de casados. 

 

Blanca cuenta que "nos conocimos porque otro hermano de José se casó con una hermana mía y un hermano mío se casó con una hermana de él. Éramos vecinos, nos conocíamos de antes".

 

Cuenta que se conocieron tres años antes de su casamiento, en 1953. 

 

"Yo fui a cuidar a mi abuela y siempre me acordaba de él. La hermana de él le contó y él me pidió pololeo y empezamos a pololear", explicó. 

 

Asimismo, explicó que en su familia no hubo mayor sorpresa cuando decidió casarse con José. A su vez, contó que los primeros años fue de aprendizaje y es que tenía apenas 14 años cuando se casó, mientras que José tenía 23. 

 

Se conocieron en Huépil y no quisieron cambiar de lugar, una vez que se casaron y se fueron a vivir juntos, nunca dejaron su hogar, en el que aún viven. 

 

"Seguimos viviendo en la misma casa, aunque más remodelada. Cuando empezamos era chiquitita, pero después tuvo que crecer, porque tuvimos varios niños", comentó.

 

Al principio comenzaron con un humilde hogar y con lo poco que tenían salieron adelante junto a sus hijos. Fueron ocho los hijos que tuvieron, cuatro hombres y cuatro mujeres.

 

Blanca cuenta que "tuve que aprender a hacer todo lo que hace una dueña de casa, aprender a cocinar y esas cosas. Yo no sabía y aprendí ahí. De primera la comida eran puras cosas en conserva, de verdad que sabía nada de cocinar, aunque José sabía, porque ellos cocinaban en su familia".

 

Lo anterior ocurre, por la actividad que hacía la familia de Córdova y es que desde chico que con su padre, sus hermanos y otros llevaban animales a la cordillera en la práctica conocida como las veranadas, por lo que ahí ellos mismos debían cocinarse y hacer sus cosas solos. 

 

La gran cantidad de hijos no fue una complicación para la familia y es que mismo José relató que "para mí era una alegría que llegaran los niños y niñas, porque la familia se mantenía en un círculo de felicidad y cada niño que llegaba era una alegría más que llegaba a la casa".

 

FÓRMULA

Si bien la pregunta es cliché, es importante siempre hacerla. Consultada por cuál es la fórmula para estar tanto tiempo con una persona, Blanca no dudó en asegurar que es "amor, cuando uno quiere a la persona, lo demás se hace más fácil".

 

Asimismo, sostuvo que se imaginó que estaría con José mucho tiempo, porque se llevan bien, nunca tuvieron grandes peleas. 

 

HUÉPIL

Son más de 60 años los que han estado viviendo juntos en dicha comuna y no se arrepienten, la tranquilidad de aquel lugar es algo que definitivamente no cambian. Hoy tienen sus gallinas, las que alimentan después de tomar desayuno. Nos levantamos como a las 9 de la mañana y cuidamos a nuestros animales".

 

Otra de las actividades que practican es la agricultura y es que cuentan con una huerta de tomates, cebollas, entre otras cosas, por lo que gran parte de lo que consumen lo cosechan de su propia casa.

 

SU GRAN PENA

Sin lugar a dudas, estos 65 años no han sido fáciles y es que en altos y bajos este matrimonio debió vivir una de las penas más grandes que puede sufrir un padre: La muerte de un hijo. 

 

Según relató la propia Blanca, dos años después de casados falleció su hija mayor, Gloria Elisa, "ella murió de un rato para otro, mi marido no estaba y cuando llegó ya había fallecido. Fue cosa de horas, una bronconeumonía fulminante que se la llevó".

 

A su vez, relató que "yo en ese entonces estaba esperando a mi otra hija, que al final fueron muy parecidas, yo digo que Dios me premió con darme una hija muy parecida a la que murió".

 

Pese a todo, dejó en claro que a pesar de los años, ella siempre está presente en la memoria de todos. 

 

TAMBIÉN HAY ALEGRÍAS Y UNA CURIOSA ANÉCDOTA

Los altos también son parte de la vida, por eso ambos no dudan en asegurar que sus grandes alegrías son sus hijos. "Han nacido sanitos, sin ningún problema y nacieron en la casa, porque en ese tiempo en el pueblo no había hospital, entonces había una señora que se dedicaba a ser partera".

 

En aquellos tiempos se necesitaba, por lo que esta persona iba a la hora que fuese a atender un parto. "Siempre me decía que cuando le avisaban que yo iba a tener una guagua, ella corría porque yo no la esperaba", cuenta.

 

Pero sin lugar a dudas una de las historias más fantásticas es que en una ocasión fue el propio José quien recibió a uno de los hijos. 

 

"A Marcos lo recibí yo. Él nació en Yungay, yo tenía experiencia, porque veía que las practicantas, entonces cuando vi que mi señora estaba apurada, le dije 'dele no más, échelo afuera' y lo recibí, le corté el cordón umbilical con una tijera esterilizada contando la cuarta y un poco más (esa medida), porque en ese entonces se presumía que así iba a ser la 'herramienta' que iba a usar después cuando grande. Después llegó la practicanta le dije que me lo dejara a mí no más y lo seguí lavando".

 

A su vez, dijo que "en ese instante sentí nada, porque estaba preocupado de atender bien al niño".

 

CELEBRACIÓN DE BODAS DE PLATINO

Ya consumadas las bodas de platino, lo que hizo la familia fue tirar la casa por la ventana en la celebración, el pasado 22 de abril. El evento se hizo en Huépil y llegaron prácticamente todos los hermanos. "Le organizamos una comida, renovaron sus votos matrimoniales con la presencia de un cura en una capilla", explicó su hijo Cristian. 

 

Con hijos repartidos por Copiapó, Calama, La Serena y la provincia de Biobío, José y Blanca celebraron su amor rodeados de la gente que aman. Son 20 nietos y dos bisnietos los que se han sumado a esta amplia familia. 

 

Por último, sostuvieron que "lo que más me gusta de Huépil es la tranquilidad, es un pueblo tranquilo, casi nunca pasa nada". 

 

Visto 1009 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas




edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Usted apoya la ley Aula Segura?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook

emisoras.cl