(X)
Los Ángeles, Miercoles 18 de Julio de 2018
ver +
NUESTRA GENTE
Fecha: 15-06-2018
Magaly Jara: Desde pequeña un aporte a Tucapel y su gente
Más allá del ámbito político, Magaly se ha destacado por su rol social en la comuna donde ha creado un centro geriátrico y un hogar de ancianos.
Escuchar Noticia!
Publicado por Sebastián Díaz, LaTribuna

Magaly del Carmen Jara Hernández es una reconocida concejala de la comuna de Tucapel y destacada activista social en dicha comuna.

 

Cuenta que "mi madre no alcanzó a llegar a la ciudad y nací en el campo, ironías de la vida, nací cerca del fundo que hoy en día es de mi marido (Sergio Veloso)".

 

Cuando tenía 5 años la mandaron a estudiar a Chillán, el primer año fue donde su abuela materna, mientras que después se fue interna a la Purísima Inmaculada Concepción y "el último año, me cambié al Liceo de Niñas, porque el bachillerato era un lío, porque te bajaban ciertos puntos por ser de colegio particular y así pasé a primero de humanidades. Terminé antes de los 15 años, me fui a la Universidad de Concepción a estudiar leyes, estuve dos años, vine a Huépil y vi a mi marido y me casé".

 

Siendo muy joven no fue una decisión fácil, pero sus padres firmaron la autorización y finalmente hubo matrimonio.

 

Pese a ello, para hacer la ceremonia, le hicieron un curso precisamente en la UdeC. "Ese lo terminé pero nunca trabajé, nunca lo ejercí. Lo hice para que mis padres firmaran. Afortunadamente me tocó un marido excelente, pero si hubiese estado más cerca, yo hubiese terminado mi carrera (de leyes), porque me encantaba".

 

 

MATRIMONIO

Magaly cuenta que conoció a su marido en una fiesta, "yo estaba de candidata a reina, tenía 15 años y justamente hablaban de mi esposo, pero yo lo encontraba 'pesado' sin conocerlo, el hecho que él anduviera con todos los amigos. La cosa es que de repente él estaba detrás mío y me dice 'bueno, ¿bailamos?' y casi me morí... así fue... un flechazo, me enamoré y me casé".

 

Han sido 51 años de matrimonio y explica que "a él no le gusta la política, pero me ha dejado ser. El primer año fue un poco complicado, porque su familia es un poco conservadora, pero ya este es mi cuarto período".

 

Producto del matrimonio tiene tres hijos, Sandra profesora, la mayor; Jaime alcalde de la comuna y el menor Cristian que es empresario en Concepción. 

 

Junto con ello, explicó que crió a su nieta Encina, quien hoy es enfermera.

 

Respecto a su familia, dijo que "yo soy como una gallina con sus pollos, porque por ejemplo en el Día del Padre, si no están todos, no es Día del Padre. Para mí que estén en la casa, la unión de la familia es lo más importante". 

 

 

ROL SOCIAL

Desde siempre Magaly se interesó por lo social y es que desde joven se integró a la Cruz Roja. "Después entré a la Cruz Roja adulta, hice todos los cursos en la enfermería, cuando había problemas en los hospitales me tocaba atender partos, a abrir operaciones, pero no a operar. Empecé en la Cruz Roja primero aquí en Huépil, cuando mis niños estaba chicos empecé a hacer los cursos, di examen de grado en Concepción, me hice cargo de enfermería de todas las alumnas que estaban en el hospital de Los Ángeles".

 

Cuenta que estuvo más de 20 años en la institución hasta que llegó el momento en que se le ocurrió crear un hogar de ancianos. "Lo creamos arrendando dos casas y ahí llevamos a nuestros primeros adultos mayores, después compramos un sitio con platas propias, hicimos bingos y cosas, juntamos plata y construimos la primera parte, la segunda, había un ministro pariente de una de las chicas de la Cruz Roja y él lo consiguió. Después tuve que renunciar, porque la Cruz Roja no va con la política. Yo vi que se podía hacer mucho más, dejé el hogar y después murió y lo tomó la iglesia, pero está bien".

 

En ese sentido, no se queda ahí, porque ya le surgió la necesidad de crear otro en Trupán.

 

Una de las anécdotas más lindas que recuerda fue "una vez que vi a un grupo de mujeres saliendo de una casa, llorando con una niñita de 8 años en los brazos. La tomo, le digo a mi marido que vayamos al hospital, le empiezo a hacer masajes cardíacos y la niña había tenido un paro y yo no tenía idea, había metido la mano a la lavadora y estaba prácticamente muerta. Empecé a hacerle masajes, respiración y cuando íbamos llegando al hospital iba con dos pintitas en su cara, que nunca olvidaré y me dicen 'Magaly cuídate tú, la niña ya viene bien, entrégamela, pero cuídate. El problema era que yo cuando tuve al último de mis hijos, a los 19 años tuve un problema al corazón y me quedó, pero yo vivo mi vida y era necesario hacer el esfuerzo".

 

 

 

LA POLÍTICA   

Como siempre tuvo ese afán por ayudar al resto, Jara se fijó en el primer año de alcalde de su hijo Jaime Veloso y fue ahí cuando empezó a pensar en ayudarlo. "El primer año ayudé y el segundo ya dije que iba a concejal y mi marido me dice que no, por ningún motivo, porque al él no le gusta la política. Ahora me deja ser, toda la vida aquí por lo menos no hubo machismo, porque para esa parte tengo chipe libre para hacer todas las cosas", dijo.

 

En ese sentido, explicó siempre quiso hacer un centro geriátrico y que incluso su hijo Jaime le decía que estaba loca "y ahí lo tienen, lo hice con Julián Pérez que en ese tiempo era consejero regional y él me lo consiguió y creo que es el único en la provincia. Es precioso, tiene piscina, tiene todo para los adultos mayores".

 

Fue el 2004 cuando comenzó su carrera política de la cual ya cursa su cuarto período. "No fue difícil la campaña y gasté casi nada. A mí la gente me conocía. Yo atiendo en mi casa y no puedo hacer diferencia de alguien que piensa distinto a mí, para mí son todos iguales. El que venga, le puedo conseguir 'pega' o lo que sea, ahí estoy", afirmó.

 

En cuanto al tiempo que le queda en la política, aclaró que eso se lo deja a Dios, "el día que yo vea que me falla la memoria, los pies o no tengo ganas, ahí lo voy a dejar. Dios sabe cuándo lo va a hacer. Yo vivo el hoy pensando que el mañana me lo va a entregar Dios".

 

A su vez, dijo que le gustaría que la gente la recuerde como una persona que está al servicio de la comunidad, que los quiere y que "me quieran como me han querido siempre, con esa misma confianza".

 

Por último cerró diciendo que "la vida es bella".

 

Visto 872 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas




edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Necesita Los Ángeles la construcción de estacionamientos subterráneos?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook

emisoras.cl