(X)
Los Ángeles, Viernes 21 de Septiembre de 2018
ver +
POLÍTICA
Fecha: 10-09-2018
TESTIMONIOS Y REFLEXIONES
Políticos locales recuerdan cómo vivieron el 11 de septiembre de 1973
El actual Core de la UDI, Enrique Krause; el ex gobernador Luis Barceló y el diputado radical José Pérez entregaron sus visiones respecto de esta fecha que aún sigue dividiendo a los chilenos.
Escuchar Noticia!
Publicado por Juan Pablo Vergara, LaTribuna

A 45 años del Golpe Militar, Diario La Tribuna contactó a diferentes personeros ligados a la actividad política en la provincia de Biobío, para consultarles acerca de los recuerdos que guardan de aquella fecha y del significado que con el tiempo le han ido atribuyendo a este hecho histórico, que aún sigue dividiendo a la sociedad chilena.

 

A PUNTO DE MARCHARSE DEL PAÍS

El conocido agricultor y actual consejero regional de la UDI por la provincia, Enrique Krause, reconoció que el 11 de septiembre de 1973 y todo lo que antecedió a ese día es un periodo que ni a él ni a su familia les gusta recordar.

 

“El 10 de septiembre estábamos en Santiago, estábamos listos para irnos, porque nosotros teníamos el campo tomado (…) Nosotros íbamos viajando a Australia (…) Mi abuelo, mi madre, mi padre y mis dos hermanas”, recordó.

 

En su opinión, fueron años complicados en que activistas políticos se apropiaban de la tierra. “Afortunadamente, no viajamos, porque nosotros viajábamos el día 15 y el día 11 fue el pronunciamiento militar y nosotros estábamos en Santiago el día 10”.

 

“Nos pusimos a trabajar nuevamente, recuperamos lo nuestro y seguimos trabajando (…) Muchos campos se recuperaron otros se perdieron, porque algunos fueron inscritos. El de nosotros había sido tomado hace muy poco. De haber continuado el país como estaba habríamos sido una Venezuela o Cuba, las mujeres de este país se levantaron y empezaron los cacerolazos”, agregó Krause.

 

A su parecer, no se justifica que el país siga todavía recordando esta fecha. “Los alemanes siguen trabajando, produciendo y nadie anda preocupado de cuántos años han pasado para conmemorar la caída del muro de Berlín. Nadie se preocupa de eso, al contrario, miran hacia adelante”.

 

INSTALADO EN EL PEDAGÓGICO, EN SANTIAGO

El Golpe de Estado encontró en un escenario totalmente distinto al ex gobernador de Biobío, Luis Barceló, quien contó que para la época militaba en el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) y cursaba segundo año de la carrera de Derecho en la Universidad de Chile, en Santiago.

 

“Estaba en la casa de unos tíos míos en Ñuñoa y ahí, alrededor de las 07:45 me pasaron a buscar unos amigos y nos fuimos al Pedagógico, porque las instrucciones que teníamos para un evento de esa naturaleza era llegar a la Escuela de Economía. Ya había muchos militares en la calle y era más fácil llegar al Pedagógico. Me quedé desde esa hora, aproximadamente, las 8 de la mañana y estuvimos ahí en el Pedagógico junto con varias centenas de estudiantes hasta alrededor de las 1 de la mañana, en que llegaron las instrucciones de que fuéramos a una fábrica textil que estaba en lo que se denominaba el cordón Macul, que quedaba muy cerca del Pedagógico”, rememoró la ex autoridad provincial.

 

“Allá partimos, esperando instrucciones de alguna hipotética resistencia que se veía muy difícil. Ya cerca de la 1 y media de la tarde llegaron otras instrucciones de que cada cual se fuera para su casa”, agregó.

 

Respecto a su visión sobre el quiebre institucional que vivió el país en entonces, Barceló comentó que “El gobierno del presidente Allende hay que situarlo en lo que era la época, un Chile profundamente desigual, pero no sólo desigual, sino que con una pobreza que era muy alta, de manera que el programa de gobierno de las 40 medidas era absolutamente atingente, tanto es así que el programa del candidato demócrata cristiano, Radomiro Tomic, era más o menos igual”.

 

Pese a ello, reconoció que “para hacer cambios profundos en una sociedad se necesita contar con amplias mayorías, ni siquiera a veces con mayorías circunstanciales y estrechas, sino que con amplias mayorías y para ese efecto hay que formar alianzas con todos aquellos partidos o movimientos sociales que estén por llevar a cabo determinados cambios estructurales en la sociedad. Cuando sólo es una parte minoritaria que pretende llevar a cabo los cambios, esa posibilidad es mucho más débil y los poderes fácticos se encargan, como sucedió en Latinoamérica y como sucedió en muchas partes, de derribar esos sueños”, añadió.

 

OBLIGADO A RENUNCIAR A SU TRABAJO

Por su parte, el 11 de septiembre de 1973 encontró al actual diputado por el distrito 21 del Partido Radical, José Pérez, trabajando en la provincia de Biobío. Aquella fecha la recuerda con bastante amargura. “Yo era funcionario de CMPC en esos años, a cargo de compras y transporte de la zona”.

 

“Me pidieron que estuviera en Laja a las 7 y media de la mañana (…) tenía todo resuelto, la madera arriba de los camiones ya era un problema de la industria, procesar las maderas, donde yo no tenía nada que hacer”, evocó el parlamentario.

 

Agregó a su relato que “hubo mucha gente detenida de la empresa, de los contratistas, entonces, cada vez que avanzábamos un poco más en lo que estaba aconteciendo, era una sorpresa (…) Al día subsiguiente me pidieron la renuncia, me ofrecieron dos posibilidades: renunciar o entregarme al regimiento. No sé para qué querían que estuviera en Laja a las 7 de la mañana ese día, en circunstancias de que el turno se levantaba a las 8”.

 

Sobre lo que vivió posteriormente, reveló que comenzó a trabajar en el campo y en paralelo lideró algunas actividades dirigenciales como alumno de la carrera de Perito Forestal de la Universidad de Concepción sede Los Ángeles.

 

“Vimos que se detuvo al rector, desapareció el rector de la época de la Universidad de Concepción sede Los Ángeles, muchos alumnos de las distintas carreras también corrieron la misma suerte. En ese ambiente trabajaba, me mantuve como presidente de la carrera hasta que terminamos los estudios dos años después, pero fueron momentos tremendamente complicados, muy difíciles, pero que los enfrentamos con la hombría que corresponde”, comentó.

 

Asimismo, destacó el rol que jugó avanzado los años, donde le correspondió presidir varios movimientos contrarios al régimen militar. “Después me correspondió encabezar todos los movimientos que hubo para la recuperación de la democracia, presidí la Alianza Democrática, el comando por el No (…) Para hacer aquello había que ser un tanto irresponsable o tener muy claro lo que uno quería, conquistar la democracia para Chile y compartirla con todos en igualdad de condiciones. Eso lo hice, también pasamos momentos difíciles.

 

“Soy un convencido que la peor de las democracias siempre será muy superior a las mejor de las dictaduras que se plantan en algún rincón del mundo”, concluyó.

 

Cabe consignar que La Tribuna intentó contactar a más personeros representativos de la centro derecha chilena, pero al cierre de esta edición esto no fue posible.

Visto 613 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas




edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Saldrás de vacaciones este fin de semana patrio?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook

emisoras.cl