(X)
Los Ángeles, Miercoles 21 de Noviembre de 2018
ver +
EDITORIAL
Fecha: 14-09-2018
No quiero ver estas noticias
Escuchar Noticia!
Publicado por Cristian Delgadillo Rosales, LaTribuna

Como medio de comunicación, este fin de semana, como cada año, deberemos interrumpir nuestras celebraciones para ir a cubrir los típicos accidentes de Fiestas Patrias. Como ya es clásico, en esta fecha tendremos conductores o peatones en estado de ebriedad con lamentables resultados por la imprudencia de no observar los debidos resguardos.

 

Si usted es una de esas personas a las que no les interesan las lecciones o campañas que realiza Carabineros, y durante estas fiestas está decidido a tomarse el vaso hasta la última gota, al menos sea cauteloso, porque las vidas de muchas personas, con los sueños y metas, se pueden ver truncadas por esos deseos disolutos suyos de pasarla bien.

 

En mis años de periodista en los medios me ha tocado ver decenas de accidentes fatales producto de la imprudencia. No sólo la conducción en estado de ebriedad es lo clásico. Automovilistas que adelantan en zona prohibida, que no respetan un semáforo o pasan por alto un disco Pare terminan adentro de una bolsa plástica en la camioneta del Servicio Médico Legal.

 

He visto cómo padres, hermanos, hijos pequeños, tíos, abuelos y amigos se desploman en el suelo, angustiados por un hecho que pudo haberse evitado.

 

Nunca olvidaré el accidente que se llevó la vida de la pequeña Karin Yáñez Vidal, de 8 años. Su padre la iba a dejar al colegio en la mañana cuando un conductor borracho que venía de vuelta del carrete no respetó un semáforo. Era el 1 de junio de 2016. A propósito, ese chofer irresponsable que destruyó la vida de esta familia se encuentra libre, llevando una vida normal.

 

Actualmente existen muchas opciones para evitar manejar cuando se bebe alcohol. La más sencilla es designar en el grupo a un conductor, el que no podrá consumir ninguna bebida alcohólica durante esa salida para, así, manejar el vehículo con la precaución que se requiere. Si usted va a la casa de un pariente o amigo y se pasó de copas, es mejor que duerma un rato antes de subirse al auto.

 

Por último, para el traslado existen taxis, Uber y otras alternativas que le permitirán llegar sano y salvo.

 

Experimentar un accidente de tránsito es una de las vivencias más fuertes y duras que una persona puede sufrir, se los digo con conocimiento en el tema. Personalmente, me acuerdo de cada triste detalle de los reporteos en que estuvo involucrada la muerte de alguna persona, aunque no haya tenido ninguna relación con los afectados. Imagínense lo que significa para quienes le tienen amor y cariño a esas víctimas.

 

Hagamos de este fin de semana una ocasión para pasarlo bien.

 

Insisto, si quiere desenfrenarse, nadie podrá detenerlo, pero, antes de hacer eso, tome todas las medidas del caso para no lamentar una pérdida.

Visto 444 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas




edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
¿Usted apoya la ley Aula Segura?
Guardando respuesta....
ver +
Facebook

emisoras.cl