(X)
Los Ángeles, Jueves 13 de Diciembre de 2018
ver +
EDITORIAL
Fecha: 28-11-2018
El castigo para el bullying y la violencia escolar
No faltarán quienes digan que se está abusando en este tema, sin escarbar en el trasfondo de lo que ocurre al interior del establecimiento. Una inyección de valores y solidaridad, permitirán dar aquella dosis de empatía social a quienes la han ido perdiendo. Una enseñanza por donde se le mire.
Escuchar Noticia!
Publicado por LESLIA JORQUERA, LaTribuna

Generalmente escuchamos a las personas mayores contando como eran las situaciones al interior de las aulas cuando ellos eran estudiantes. El respeto al profesor, según cuentan, era algo asumido y donde nadie traspasaba la línea. Su imagen ante el alumnado era vista como una fuente de conocimiento, pero además de disciplina y valores. Cualquier vulneración era severamente sancionada por los establecimientos.

 

Hoy la mano blanda ha hecho que todo eso quede atrás. Algunos valoran esto, pero lo cierto es que ha dado paso a comportamientos bastante fuera de lo normal y donde los docentes ya no son valorados como antaño, sino considerados uno más y sin poder tener en muchos casos el respeto que se merecen. Los estudiantes por su parte, han ido perdiendo el respeto por la comunidad y por sobre todo la empatía.

 

En la edición de este miércoles, nuevamente conocimos un caso de violencia entre dos estudiantes, que eran alentados por sus compañeros a seguir dándose golpes. Unos reían, otros festinaban grabando con sus celulares. Ninguno de ellos fue capaz de intervenir en el conflicto, salvo los profesores.

 

Pero aquí salta algo nuevo y destacable. A un grupo de la sociedad le molesta en demasía hablar de castigos. Creen que eso es una vulneración a las libertades, pero no es así. La vida se construye en base a eso. Si uno es un mal trabajador, lo sancionan o despiden. Si uno falta a la ley, debe enfrentar el castigo de la justicia. Por lo tanto, si se es violento en el colegio, la situación no puede ser sólo una anécdota.

 

El liceo de Cabrero, optó por dar una lección más allá del reglamento, y determinó que las alumnas y el joven que grabó deberían cumplir trabajos comunitarios en el marco de la Teletón. Es decir, se transformó un episodio de violencia en una lección acerca de la vida. Una lección que lleva a lo positivo un comportamiento totalmente errático.

 

Quizás estas herramientas educativas son más sanas que un proyecto de ley para expulsar alumnos. Castigos educativos cargados de valores podrían ser el primer paso antes de aplicar la estricta normativa.

 

No faltará quienes digan que se está abusando en este tema, sin escarbar en el trasfondo de lo que ocurre al interior del establecimiento. Una inyección de valores y solidaridad, permitirán dar aquella dosis de empatía social a quienes la han ido perdiendo. Una enseñanza por donde se le mire.

 

Visto 298 veces
l
¿Encontraste un error en la noticia? Avísanos

Envianos tu error

Cancelar

(PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DEL CONTENIDO SIN AUTORIZACIÓN DE DIARIO LA TRIBUNA)

Noticias relacionadas




edición impresa
ediciones anteriores



ver +
encuesta
Esta Navidad, cómo pagarás los regalos...
Guardando respuesta....
ver +
Facebook

emisoras.cl